Comer más o menos: así influye la ansiedad en tu apetito

Comer más o menos: así influye la ansiedad en tu apetito

Carol Álvarez

Tal vez picotees sin pensar después de una importante llamada de trabajo. O quizás una discusión con tu pareja te deja sin apetito. Aunque estos hábitos alimenticios se encuentran en diferentes extremos, ambos son respuestas normales al estrés y la ansiedad.

Según una encuesta, el 27 % de los adultos dice que come como respuesta al estrés, mientras que el 30 % informa que se salta una comida debido a la misma causa. Tanto comer en exceso como comer poco son formas comunes de lidiar con ciertos sentimientos, que incluyen estrés, ansiedad y la sensación de estar abrumado.

Comer de menos está relacionado con el estrés agudo

Comer de menos tiende a ser la respuesta más común a un factor estresante agudo, como el primer día de clases o estar atrapado en un atasco.

Cuando el cuerpo está estresado, activa la respuesta de lucha o huida. Si eso sucede, tenemos que prepararnos para ‘luchar’, y vamos a desviar los recursos del cuerpo de las cosas que no necesitamos en ese momento, como la digestión. Además, el estrés o la ansiedad suelen ir acompañados de síntomas físicos como náuseas, calambres, dolor abdominal y diarrea, cada uno de los cuales puede alejarnos de comer normalmente.

El estrés es normal y el impacto ocasional en los hábitos alimenticios no nos hará daño. Pero cuando una persona pasa mucho tiempo comiendo muy poco, su funcionamiento intestinal puede ralentizarse. Esto da como resultado un retraso en el vaciado gástrico, es decir, ir menos al baño. Y significa que la comida se mueve desde el estómago a través de todo el intestino delgado y grueso mucho más lentamente. Esto en realidad crea saciedad temprana, o plenitud temprana, cuando vas a comer. Con el tiempo, el resultado podría ser la desnutrición, que solo exacerba la ansiedad.

comer poco por ansiedad

El estrés prolongado puede significar comer en exceso

Comer en exceso puede ser más común en respuesta al estrés crónico, como luchar en un trabajo, estar expuesto a un trauma en un barrio violento o estar en una relación emocionalmente abusiva.

Cuando experimentamos estrés crónico, el cortisol (la hormona del estrés del cuerpo) se libera con frecuencia en el cuerpo, lo que puede promover los antojos de alimentos y un mayor impulso para comer. Cuando las personas experimentan estrés crónico, pueden buscar consuelo en la comida deliciosa. Esto libera dopamina y se siente bien. Es como una sensación de escape. Comer también puede sentirse como una salida o una distracción para lidiar con el estrés que enfrenta.

Comer en exceso constantemente también tiene efectos más allá de las repercusiones físicas obvias del aumento de peso, la presión arterial alta y la diabetes. El aumento de peso está relacionado con sentimientos de tristeza y depresión.

¡Sé el primero en comentar!