El interés por una alimentación saludable ha crecido un 50%

En 2019 optar por una alimentación saludable empezaba a hacerse notar y los españoles estábamos cambiando algunos productos de nuestra cesta de la compra. Además, empezábamos a seguir de manera más consciente a influencers especialistas en nutrición y dietética y nos interesábamos por dietas basadas en plantas en pro de nuestra salud y del medioambiente. Durante la pandemia, la tendencia en alimentación saludable aumentó un 50%, según Aecoc, y ahora es imparable.

Nuestra alimentación y la de quienes nos rodea está cambiando, puede que unos nos demos cuenta y lo hagamos de forma consciente, y otros se dejen llevar de forma inconsciente por las tendencias actuales. Lo que queda claro es que desde hace ya varios meses se busca una alimentación saludable, baja en grasas, sin azúcar, libre de gluten, donde se busca que no haya aceites refinados ni harinas refinadas, donde aumentan los productos frescos y las proteínas vegetales.

Ahora tenemos sobre la mesa 2 estudios, por un lado, el de Consum (que a su vez corrobora dos estudios de Aecoc) donde indican que los españoles gastamos ahora más dinero en alimentación saludable que antes de la pandemia. Y, por otro lado, VIII Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilo de Vida de las Familias donde se deja claro que el 75% de los españoles ya hace su compra pensando en la crisis climática.

Más productos frescos en la cesta de la compra

La alimentación saludable ha llegado para quedarse. Una sociedad donde vivimos con uno de los índices de obesidad más altos de los últimos tiempos, con un 18,3% de obesidad, un 26,2% de sobrepeso y donde la otra mitad de la población parece estar en un peso estándar normal.

El incremento de la obesidad está ligado al incremento de enfermedades como la diabetes tipo 2, según ha afirmado Juan Francisco Merino, director de la Unidad Mixta de Investigación en Endocrinología, Nutrición y Dietoterapia del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe de Valencia. Merino estima que para 2045 habrá 700 millones de personas en el mundo con diabetes tipo 2.

De ahí que las cifras sobre alimentación saludable alegren tanto. Por su parte Consum ha eliminado hasta 502 toneladas de azúcar, sal y grasas saturadas de productos de su propia marca para cumplir con la estrategia NAOS, e incluso ha reformulado varios productos para hacerlos más saludables.

El estudio de Consum corrobora otros dos realizados por Aecoc donde se vio que 8 de cada 10 consumidores ya gastan más en alimentación saludable que antes de iniciarse la pandemia por coronavirus. Asimismo, en el estudio «La nueva conciencia saludable» de Aecoc se reflejaba que casi un 60% de los consumidores busca información en redes sociales y un 33% en las webs antes y durante la compra. Además, actualmente, 3 de cada 10 consumidores sigue a algún influencer que trata temas sobre alimentación y dietética.

Una pareja pensando si compora verdura envuelta en plastico o no para su alimentación saludable

El tipo de envase determina la compra

Según un nuevo estudio de VIII Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilo de Vida de las Familias, la crisis climática está variando las costumbres a la hora de hacer la compra. Desde un cambio de alimentación hasta la elección de los productos que compramos en relación al envase que traen.

Según la encuesta de Nestlé, el tipo de envase es clave a la hora de decidir si compramos un producto o no, tanto es así que en la actualidad 7 de cada 10 consumidores ya va al supermercado con sus propias bolsas reutilizables y 5 de cada 10 consumidores prefiere comprar productos envasados en plástico reciclado que en plástico de un solo uso.

Tanto es así que el 70% de los encuestados le da mucha importancia al packaging y solo eligen envases reutilizables, envoltorios de papel o cartón, vidrio o plástico reciclado y reciclable. Afortunadamente el plástico de un solo uso se rechaza cada vez más, ya solo falta que las autoridades lo prohíban o que las marcas dejen de usarlo directamente.

La apuesta por materia prima de proximidad, también es un gesto en favor del medioambiente, ya que se reducen las emisiones de CO2 de trasporte. Para más inri, el 32% de los españoles ya prefieren productos ecológicos y el 31% dice haber reducido su ingesta de productos de origen animal en pro de las alternativas vegetales que abundan en el mercado actual.

El precio a veces no compensa todo el esfuerzo

El 70% de los encuestados en el Observatorio de Nestlé afirma que el precio es a veces la principal barrera frente a la elección de productos respetuosos con el medioambiente. Sin embargo, sí que estarían dispuestos a pagar algo más por llevarse a casa alternativas sostenibles.

Al menos un 56% de los encuestados sí que pagarían más por esas alternativas sostenibles y un 11% pagaría bastante más, frente al 3% que no lo haría porque piensa que esas alternativas deberían ser más asequibles.

El precio es una barrera y se ve que seguirá siéndolo, tanto para los veganos y vegetarianos, como para los omnívoros, que buscan cada vez más alternativas vegetales y sostenibles para completar su alimentación saludable.