¿Las pulgas de las mascotas pueden pasar a los dueños?

Una mujer tumbada en el césped con su perro

Los que tenemos mascotas sabemos que ir con ellas a un monte, un parque para perros, a un establo, un jardín más o menos abandonado, etc. significa que al volver a casa nuestro perro se rascará. Así que aparte de revisar orejas, piel y patas, habrá que revisar si ese pico es causado por pulgas y si puede afectarnos a los humanos.

Siempre se habla de las garrapatas como los parásitos externos más peligrosos, pero no nos olvidemos que hay otros como las pulgas y el propio mosquito que también es un parásito que, además, contagia multitud de enfermedades como el gusano del corazón y la leishmaniasis.

Siguiendo con las pulgas, aunque parezcan «inofensivas» son bastante peligrosas y pueden contagiar multitud de enfermedades. Entre las más comunes están hemoplasmosis, dipilidiosis, bartonelosis, tifus murino y dermatitis por la picadura de las pulgas.

La hemoplasmosis afecta al perro y al gato causando anemia, letargia, anorexia, pérdida de peso, depresión y fiebre. Solo se detecta mediante análisis de sangre, tanto en perros como en gatos. La dipilidiosis es una afección intestinal de un parásito (gusano plano) que se aloja en el intestino y se contagia cuando el animal se come la pulga infectada.

La bartonelosis afecta a los glóbulos rojos y las células que cubren los vasos sanguíneos. Esta enfermedad es más típica de los gatos. En el caso del tifus murino, es una enfermedad que puede pasar de pulgas (de ratas o gatos) a humanos tras una simple picadura y provoca dolores fuertes de cabeza, fiebre alta, dolor articular, vómitos, eccemas, llegando incluso a fallo multiorgánico.

Una mujer peina a su gato y le quita las pulgas

Sí, las pulgas pican a los humanos

Las pulgas son parásitos ectodérmicos, es decir que viven en la piel de sus presas o víctimas. Son pequeños insectos que pueden dar saltos de hasta 30 centímetros, así que es muy fácil que pasen del perro a nuestra piel o a nuestro pelo. Una misma pulga puede haber pasado por diferentes animales, ya que sobreviven alimentándose de la sangre de mamíferos y aves.

El único peligro para humanos y animales no son las pulgas en sí, sino las larvas. Éstas estarán escondidas en lugares donde haya cierta suciedad y cierta humedad (calor), Los lugares más habitados son camas, rincones abandonados de casa, alfombras, jardines abandonados, ropa vieja y sucia, establos, etc.

Hay que tener mucho cuidado cuando cogemos en brazos o acariciamos a un gato o perro callejero y más si vemos que se rasca mucho y le falta pelo. Ese animal no está así por gusto, necesita ayuda veterinaria rápida. Es importante socializar con los animales abandonados y ofrecerles toda la ayuda posible, pero si tienen pulgas podemos terminar en un hospital si tenemos la mala suerte de que nos pique una pulga infectada.

Antes de acercarnos a un animal del que desconocemos su estado de salud, lo mejor es usar guantes y después lavarnos las manos y lavar con agua muy caliente toda la ropa que hemos usado.

En caso de que nos pique una pulga y empecemos a sentirnos mal, debemos acudir al médico y explicar lo sucedido y no esperar a que «se nos pase», ya que la situación podría agravarse. En circunstancias normales, una picadura de pulga es como un mosquito, una roncha muy chiquitita de color rojo y que pica mucho si la tocamos.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.