Los perros aman jugar con palitos por esta razón

Los dueños de perros conocen perfectamente a sus animales. Saben que llevarlos al parque o a un campo tendrá como consecuencia la persecución hacia palitos de las ramas de los árboles.

Todos hemos visto vídeos virales en los que los palos son más grandes que los perros y hacen grandes esfuerzos por desplazarlos. ¿Pero por qué aman estos trozos de ramas? ¿Ocurre solo en unas determinadas razas o edades? Los profesionales veterinarios parecen tener una respuesta a ese inquebrantable sentimiento hacia los palos.

Los perros tienen el hábito de cargar con palos, incluso demasiado grandes, desde que salen del parque y llegan a casa. Son amantes de estos objetos naturales y les parece algo irresistible. Sin embargo, muchos dueños se desesperan al no entender por qué existe ese vínculo con los animales. Los veterinarios creen que los perros nacen naturalmente curiosos donde el típico paseo por el vecindario puede ser abundante en visiones, olores y sonidos que captan su interés.

Los palitos, el juguete natural favorito de los perros

Estos palos son uno de los juguetes naturales favoritos de las razas caninas. Los encuentran en diferentes formas y tamaños. Y, como bien sabrás, no importa el tamaño del perro, pueden buscar un palo que se adapte a sus preferencias.

De hecho, un perro puede buscar palos del mismo tamaño y forma en cada paseo al exterior, donde normalmente se sienten atraídos por el tamaño del palo, ya sea una rama endeble, gigantesca o alguna intermedia. Lo que importa es que el palo se sienta cómodo en su boca en términos de diámetro, longitud y peso. Así se evitará cualquier atragantamiento. Y esto lo sabemos porque generalmente se animan a compartir su juguete con los dueños.

Este comportamiento se ha adaptado al temperamento del perro derivado de los lobos en estado salvaje. La capacidad del perro para controlar la presión en la boca para no lastimarse con su palo favorito muestra que es algo para lo que los perros hacen de manera natural desde que nacieron. Incluso, hay especies que se los llevan hasta su refugio o guarida.

perros que llevan palos en la boca

¿Es un hábito perjudicial?

A pesar de ser una actividad canina saludable, sabemos que pueden llegar a ser molestos en algunas ocasiones. Por desgracia, aún no se sabe dónde se originó la afición del perro por los palos de las ramas de los árboles. Hay algunas teorías que permiten vislumbrar el misterioso y adorable hábito del mejor amigo de un hombre.

Algunos especulan que el hábito viene de los instintos basados en el perro perdiguero que no han superado en los días de caza. El comportamiento se ha criado en innumerables generaciones, lo que prácticamente lo hace instintivo para nuestros mejores amigos de cuatro patas e incrustado en su ADN.

Otros creen que el cariño se debe a la forma y el tamaño del palo que les recuerda a los cachorros los diferentes de huesos que aman con tanto cariño. La textura de madera esponjosa del palo también es perfecta para que los perros hundan los dientes y muerdan como juego o pasatiempo. Por otra parte, la búsqueda de palos puede deberse a su disponibilidad en la zona o puede sentirse como una recompensa para el perro después de terminar el paseo reglamentario.

Sin importar demasiado la razón, es positivo permitir que los animales traigan palos, ya que esto hace que sus colas se muevan. No obstante, cuando se trata de masticar, la fragilidad del palo representa una amenaza para la salud bucal del perro, sobre todo cuando tiene astillas que pueden romperse fácilmente en pedazos.

¡Sé el primero en comentar!