Los perros de cabeza chata son más atentos con los humanos

Los perros de cabeza chata son más atentos con los humanos

Carol Álvarez

Los perros con cabezas chatas, como carlinos, bulldogs y boxers, son mejores para establecer contacto visual con los humanos que las razas de nariz larga, según encontró un estudio. Bloquear las miradas con tu perro mascota es clave para establecer una conexión y construir una relación, y algunos perros lo hacen mejor que otros.

Un estudio de investigadores húngaros concluyó que los perros de cabeza chata, cooperativos, jóvenes y juguetones son los mejores cuando se trata de establecer contacto visual con las personas.

La raza también juega un papel. Los perros entrenados para trabajar junto a los humanos con señales visuales, como los perros pastores, son más rápidos para mirar a los ojos a un humano. En cambio, ocurre al contrario con los que son criados para propósitos que no requerían indicadores visuales humanos, como perros de trineo.

Los perros braquicéfalos miran más a los humanos

Los expertos en comportamiento canino de la Universidad Eötvös Loránd, en Budapest, realizaron experimentos en 130 perros mascotas y midieron el ancho y largo de su cabeza.

Estos fueron colocados en una habitación con un extraño y su dueño. El dueño se sentó en silencio e inmóvil en una silla mientras el experimentador, un extraño para el animal, esperaba que la mascota los mirara a los ojos. Los datos de este experimento revelaron que los animales con cabezas más chatas miraban a los ojos de una nueva persona antes que los perros con cabezas más grandes.

Zsófia Bognár, estudiante de doctorado y primera autora del estudio, dice que probablemente esto se deba a la forma de sus ojos. “Los perros boxer, bulldog, carlinos y de nariz chata, en general, tienen un área central más pronunciada en la retina, por lo que pueden responder mejor a los estímulos en el campo central, lo que puede facilitarles el contacto visual con los humanos”, dice.

Los que tienen cabezas más grandes, sin embargo, poseen un campo de visión más amplio, lo que puede dificultarles concentrarse en una cosa, ya que están expuestos a más estímulos.

Es probable que vean el rostro humano con más nitidez debido a su retina especial, pero también es posible que sus dueños los miren más a menudo, ya que sus rasgos faciales se asemejan a los de un niño pequeño, una señal poderosa para los humanos», dijo la Sra. Bognár. «Debido a esto, los perros con hocicos más cortos pueden tener más experiencia en hacer contacto visual«.

perros braquicéfalos boxer

Un campo de visión más amplio puede reducir la concentración

Luego, los investigadores observaron cómo otros factores afectaban a la formación del contacto visual, centrándose en la edad, el temperamento y la raza.

Encontraron que los perros criados para un trabajo guiado visualmente, como los pastores, que trabajan en conjunto con los humanos y se encuentran entre los mejores para hacer contacto visual. Sin embargo, las razas que fueron creadas por humanos para el trabajo independiente, como los de trineo y los perros salchicha, son menos hábiles para hacer contacto visual con un humano.

Los perros mayores, como se esperaba, también son más reticentes a mirar a los ojos a un extraño.

«Supusimos que a los perros mayores les resultaría más difícil controlar su atención y tardarían más en pasar de comer a mirar la cara del experimentador«, dice la Dra. Eniko Kubinyi, coautora del estudio. “Eso fue lo que pasó. Dado que evaluamos previamente a nuestros participantes para detectar posibles deficiencias visuales y auditivas, el establecimiento más lento del contacto visual parece ser una consecuencia natural del envejecimiento”.