La ciencia explica la agresividad de algunos perros

Al igual que pasa con los humanos, hay perros que son más sociables y cariñosos, otros que tienen mucha capacidad de atención, otros que tienen una paciencia con la que se ganan el cielo, pero al otro lado de esta balanza, hay perros agresivos, perros tímidos, perros perezosos, etc. No existe el perro perfecto, de igual forma que nosotros, los humanos, tampoco somos perfectos.

Ahora la ciencia ha dado respuesta a por qué algunos perros tienen comportamientos agresivos con los humanos y con otros perros. La respuesta principal podría emanar del miedo que siente el animal. Otros factores determinantes de esas actitudes agresivas son la raza, la edad del perro, la experiencia del dueño y la compañía de otros perros dentro del ismo núcleo familiar (también conocido como manada).

Este nuevo estudio no es determinante, pero sí que ayuda a desmigajar todas esas dudas que conmueven a los dueños de perros, y que a veces no sabemos por qué es agresivo si «supuestamente» lo tiene todo.

Un perro jugando con su dueño

El estudio recogió los testimonios de unos 9.000 perros y se centró en los comportamientos agresivos de los perros hacia los humanos. En el estudio realizado por la Universidad de Helsinki, no se tuvo en cuenta el carácter pseudoagresivo que demuestran algunos perros cuando juegan, como los gruñidos, ladridos, golpes y demás.

Los perros pequeños suelen ser más agresivos

Son muchas veces las que hemos visto a un perrito de pequeñas dimensiones con más furia que un dóberman o un pastor alemán. Siempre nos ha hecho gracia, aunque un mordisco de esos perros también puede ser peligroso si no se cura a tiempo, ya que la intensidad o la zona donde muerde pueden complicar la situación.

La doctora Salla Mikkola de la Universidad de Helsinki quiso saber qué lleva a un perro a ser agresivo con su dueño y otros humanos. Dice la doctora que los perros que convienen con familias tienden a ser agresivos a veces, cuando lo normal sería que un perro oficial sí lo fuera y no uno familiar.

La clasificación de la investigación consideró perros agresivos a aquellos que gruñían asiduamente y habían mordido (o intentado morder) a alguien. Se demostró que el miedo era el vínculo principal y era lo que hacía que el animal tuviera comportamientos agresivos.

La investigación hizo un descubrimiento interesante. Se ha demostrado que los perros que están más socializados, porque conviven con otros perros o van a guarderías caninas, son menos peligrosos que los que viven sin otros animales de su especie.

Asimismo, había otros factores como la edad y los dolores crónicos. Un perro viejo es más propenso a atacar que los cachorros, y esto se debe al dolor y al deterioro de sus sentidos.

Razas de perro pequeños

Mikkola indica que los perros de pequeño tamaño son más propensos a tener comportamientos agresivos que los perros de gran tamaño. Ella hace un apunte muy importante y con el que estamos de acuerdo: cuando un perro pequeño es agresivo no solemos corregir ese comportamiento, sin embargo, cuando un perro mediano o grande actúa con agresividad rápidamente nos preocupamos.

El estudio informa que la esterilización no tiene efectos sobre el comportamiento agresivo del animal, y también se ha demostrado que los machos son más propensos a ser agresivos que las hembras.

Otro dato interesante es que los dueños primerizos tenían más probabilidades de que su perro desarrollara comportamientos agresivos, que aquellos dueños con más experiencia en el cuidado de mascotas.