¿Mi perro puede comer fresas?

Los perros pueden comer muchas frutas y verduras que también comemos los humanos, por eso, en temporada de fresas, es normal que tengamos la duda de si nuestros canes pueden comer o no fresas. Hoy resolveremos la duda de una vez por todas para continuar nuestra vida sin perjudicar la de nuestros fieles amigos.

Si de por ellos fuera, los perros comerían exactamente lo mismo que nosotros, e incluso lo harían también sentados en la silla. Pero eso les produciría diversos problemas de salud, ya que ellos no pueden comer azúcares, ni sales, ni especias, ni muchos de los alimentos que nosotros comemos, y mucho menos en las cantidades en las que nosotros las comemos.

Las fresas llegan en febrero y se van acabando en el mes de junio. Son una fruta que gusta a grandes y pequeños, por su sabor, su facilidad a la hora de ser consumidas y por su versatilidad, ya que sirve para postres, salsas, cremas, zumos, etc.

Es normal que nuestro perro nos haga ojitos cuando nos ve comiendo fresas, y es ahí cuando nos preguntamos ¿le puedo dar fresas a mi perro? Y la respuesta es sí, pero no podemos abusar con las cantidades. También hay otros factores a tener en cuenta, ya que no le podemos dar la fresa así sin más, sino que hay que hacerlo bien.

Entre 2 y 6 fresas al día según el tamaño del perro

Fresas cortadas

Los perros pueden comer muchísimas frutas, pero siempre lavadas, peladas, a temperatura ambiente, sin pepitas, sin azúcares y en trozos pequeños. Con las fresas pasa igual, tiene que estar muy bien lavadas, sin las hojitas verdes y cortadas en trozos que nuestro perro pueda manipular sin riesgo de ahogo.

Las pepitas de la fresa no son perjudiciales, a diferencia de las pepitas de la sandía o de la manzana, así como el hueso del melocotón, entre otros ejemplos. Es por esto que no deberíamos preocuparnos, solo nos tenemos que preocupar por que la fresa esté madura (en el punto exacto), limpia, a temperatura ambiente y cortada en trozos.

No podemos darle fresas que estén en proceso de putrefacción ni que tengan hongos, de la misma forma que nosotros no nos la comemos, ellos tampoco deberían. Ni ningún animal debería comer alimentos en proceso de putrefacción, ni tampoco alimentarse de las sobras de nuestra comida. La salud de nuestro perro es igual de sensible que la nuestra, por eso hay que tener cuidado con qué le damos en cada momento.

Podemos mezclar las fresas con otras frutas si a nuestro perro le gustan, lo que tenemos que tener claro es que, dependiendo del tamaño del animal, podremos darle entre 2 fresas y 6 fresas. También depende del tamaño, porque las hay muy pequeñas y las hay grandes. Si nuestro perro es menor a 10 kilos de peso con 2 o 3 fresas es suficiente. Aquí podríamos preguntar a nuestro veterinario, seguro que él podrá indicarnos cómo ofrecer la fruta, a partir de qué edad, a qué horas, la cantidad exacta, etc.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.