Los gatos domésticos no son vagos, solo tienen otra lógica

Un reciente estudio ha dejado en evidencia a los gatos domésticos y es que, si convivimos con alguno, nos habremos dado cuenta de que conforme van adaptándose al hogar y van creciendo se vuelven más perezosos. Esa falta de vitalidad afecta a su alimentación, y es que el estudio determina que un gato domestico casi siempre preferirá la comida de fácil acceso que aquella que le suponga un esfuerzo, como los juegos de recompensas.

Antes de entrar al grueso del tema, vamos a explicar que la contracarga es la disposición que tienen los animales de ganarse la comida, es decir, de esforzarse por la comida cuando ya tienen comida gratis (sin esfuerzo) a disposición. Es un comportamiento habitual en animales salvajes domesticados o en animales domésticos.

El doctor Mikel Delgado es especialista en conducta felina en el Departamento de Medicina y Epidemiología de la Universidad de California, y junto a sus compañeros han realizado un estudio, que ya previamente ha habido varios, para demostrar cómo los gatos elegirían la comida de libre acceso antes que esforzarse.

Este estudio nos ha parecido muy interesante porque demuestra y muestra cómo son los gatos y la lógica que usan ellos para alimentarse, a diferencia de otros animales domésticos, como los perros. Y es que a los gatos les gusta jugar con juguetes, pero en cuanto se trata de comida, prefieren no dar muchos rodeos e ir a lo fácil. Además, las conclusiones del equipo son buenas, ya que la intención no es dejar en evidencia a los gatos domésticos ni tacharlos de vagos, solo mostrar que son diferentes.

Gatos domésticos participando en un experimento

La actitud del gato es la clave

Los especialistas entendieron que los gatos domésticos no realizarían contracarga teniendo comida de libre acceso a su disposición. Lo que sí podría suceder es que, si ambas opciones son similares en forma y tamaño, podría generar confusión y que los gatos domésticos intentaran la contracarga.

A diferencia de otros animales, los gatos se decantan por la comida gratuita, es decir, sin esfuerzo. Los investigadores plantearon la hipótesis de que la actitud de los gatos domésticos podría ser la clave, ya que no es lo mismo u gato activo, con vitalidad, curiosidad y demás que un gato perezoso y acostumbrado a tenerlo todo a la mano.

En el trascurso de la investigación el equipo de expertos no dejó ningún cabo suelto, con esto nos referimos a que ofrecieron un rompecabezas y a su vez una bandeja de comida, y evidentemente fue la comida de libre acceso la que ganó.

El equipo de Mikel quiere aclarar que no por tener falta de iniciativa por nuevos retos, se trata de una especie perezosa, tampoco significa que no les guste, sino que es posible que los rompecabezas usados en el experimento, no hayan convencido a los gatos domésticos usados en el estudio y por lo tanto n han despertado ese intento de cazadores.

A los gatos les gusta emboscar a su presa, por lo que es bastante probable que un circuito de comida, una plataforma giratoria, un juego de rastreo y demás no les estimule lo suficiente para entrar en contacto e interactuar con el rompecabezas, como sí los hacen los perros que también son animales domésticos, pero digamos que ellos tienen más predisposición al aprendizaje y al esfuerzo mental.