¿Cuántos años vive un hámster?

¿Cuántos años vive un hámster?

Sofía Pacheco

Los hámsteres son pequeñas criaturitas súper bonitas y muy delicadas que, a pesar de su minúsculo tamaño, necesitan mucho espacio para moverse, hacer sus camitas, una rueda de ejercicio, juguetes y les gusta vivir en manadas, pero cuidado, porque esta especie se reproduce con facilidad. Vamos a ver cuántos años de vida tiene un hámster, al menos, la media, ya que siempre hay excepciones.

Cuando adoptamos a una nueva mascota, ahora ya consideradas seres sintientes según el Código Civil español, solemos informarnos de sus necesidades, cuidados, edad, principales enfermedades, etc. Pues lo mismo pasa con los hámsteres, y es que estos pequeños amiguitos tienen una esperanza de vida algo corta en comparación con los conejos, gatos, perros e incluso reptiles y aves.

Hay infinidad de razas de hámsteres, pero la gran mayoría tienen en común su corta e intensa vida. En esta ocasión vamos a centrarnos en el hámster común (macho y hembra) y vamos a contar cuántos años, de media, suelen vivir.

Entre 1,5 y 3 años de vida

Un hámster en una jaula

Estos pequeños ratoncitos viven poco tiempo, una media entre un año y medio y 3 años. Si es cierto que depende mucho de la salud, en cuanto a genética, de la alimentación, de la higiene de la jaula, de los cuidados, si desarrollamos su intelecto, si practica deporte más allá de la rueda y si está protegido del frío y del calor.

Son animales muy sensibles a las altas y a las bajas temperaturas, además, si los tenemos en una jaula de barrotes, hay que tener cuidado, ya que sus patitas son muy sensibles y pueden quedar atrapadas produciendo heridas e incluso desgarros, roturas y la muerte.

Son animales que no les gusta estar solos, de hecho, hay algunos a los que les encanta el contacto humano y disfrutan jugando en el suelo o en la cama con nosotros. Hay que evitar golpes y ruidos, ya que su corazón es muy sensible y en cualquier momento puede sufrir un paro cardíaco.

No es la mascota ideal

No lo recomendamos como primera mascota para un niño o niña inferior a los 8 años. Por dos motivos, la jaula donde vive el animal puede sufrir algún terremoto, por decirlo de forma sutil, y el hámster en unas manos tan inquietas puede sufrir algún accidente. Son animales muy sensibles que necesitan mucha paz y empatía para ser cuidados adecuadamente. Además, al durar tan pocos años de vida, puede causar algún trauma o dolor en los niños tras su muerte.

Es muy barato de mantener, es cierto, y no dispone de calendario obligatorio de vacunación ni desparasitación, lo cual abarata mucho los costes de mantenimiento, pero eso no quita que debamos estar bien informados sobre su salud y su alimentación.

Al igual que pasa con los conejos, han de tener una alimentación muy variada con frutas y verduras frescas y crudas, y donde el pienso industrial quede solo como complemento para un máximo de 3 dosis a la semana. Así reforzaremos su salud y conseguiremos que nuestro diminuto amigo viva más tiempo.

¡Sé el primero en comentar!