La comida para perros se ve influenciada por nuestra dieta

Las costumbres hacia los animales están cambiando (afortunadamente), ya sea por la presión social, por la empatía que desarrollamos al estar informados de todo o por la propia evolución humana y lo sano que es cambiar de parecer. Sea como fuere, ahora prestamos más atención a nuestras mascotas y en especial a la comida para perros. Eso se debe principalmente a que nosotros hemos empezado a prestar atención a todo lo que consumimos en nuestro día a día.

Un nuevo estudio se ha dado cuenta de esto y ha querido valorar los cambios. Se realizó una encuesta internacional y se centró en la comida para perros y en cómo las necesidades humanas influyen en la elección del alimento seco para los perros.

Es decir, si un dueño de perro es intolerante al gluten, es bastante probable que termine optando por comida sin cereales para su amigo peludo. Esta elección ha ido en aumento en los últimos meses, tanto es así que en Estados Unidos el 40% de la oferta de comida para perros son marcas que no usan cereales.

De la misma forma que la comida de nuestro perro está influenciada por nuestra tendencia hacia un tipo de alimentación, la industria de la comida para perros también está influenciada por las compras de humanos. Es por esto por lo que cada vez hay mejores piensos y mejores combinaciones y fórmulas, así como más variedad de dietas para perros y gatos.

¡Cuidado con lo que le das de comer a tu perro!

Un perro comiendo frutas

El estudio se llevó a cabo por la Universidad de Guelph, en Canadá. El 21% de todos los encuestados afirmó que busca pienso para perros sin cereales, pero esa decisión que tomamos por ellos, puede traer consecuencias.

La FDA, que es el organismo que regula los alimentos y los medicamentos en Estados Unidos, ya advirtió sobre los posibles riesgos que tiene alimentar a nuestras mascotas son comida sin cereales. Es costumbre podía desencadenar la aparición de DCM secundaria, es decir, un fallo cardíaco donde el ventrículo izquierdo deja de bombear sangre.

Aunque la relación entre comida para perros sin cereales y el fallo cardíaco no está 100% comprobada, la administración de la FDA quiere seguir investigando.

La «moda» de humanizar a los animales hasta el punto de darles una alimentación muy similar a la nuestra, por ejemplo, dieta vegana, puede traer ciertas consecuencias graves para la salud de nuestras mascotas. Lo mismo sucede con las plantas, por mucho que nos gusten, algunas plantas son tóxicas para los perros.

La dieta europea y americana vota a favor de los cereales integrales para la alimentación humana, ya hemos hablado de sus bondades frente a los alimentos no integrales, pero lo que reza esta investigación es que hay una falsa creencia entre los dueños de perro donde los cereales son el enemigo.

Eso no es verdad, o no al 100%. Que un pienso esté compuesto mayoritariamente por cereales es sinónimo de comida de baja calidad. Hay que buscar un equilibrio, huir de la comida para perros y gatos donde hay muchos subproductos, aromatizantes, colorantes, edulcorantes, estabilizadores, etc. y elegir piensos que tengan un porcentaje superior al 18% de carne o pescado natural y también haya frutas, verduras y cereales.