Los perros nacen con el ingenio de comunicarse con personas

Los perros son conocidos como los mejores amigos del hombre. Fieles a sus dueños y con un poder de relación bastante íntima. Pero parece que estos animales tienen un vínculo especial con los humanos desde que son cachorros, algo que no sucede con otras especies.

Un nuevo estudio ha encontrado que los cachorros nacen con habilidades sociales parecidas a las de los humanos. Estas les permiten comunicarse con las personas desde una edad temprana, en vez de aprender a hacerlo más adelante conforme crecen. Estos hallazgos podrían apuntar a una parte importante en la domesticación, en el sentido de que los animales con una iniciativa a comunicarse con nuestra propia especie podrían haber sido seleccionados en las poblaciones de lobos que dieron origen a los perros.

Están biológicamente preparados para la interacción

Incluso antes de que los cachorros hayan abandonado la camada, pueden estar atentos a las personas para seguir señales, como los gestos de señalar. No obstante, necesitan un poco más de tiempo antes de que puedan comunicarse.

Hubo evidencia de que este tipo de habilidades sociales estaban presentes en la edad adulta, pero aquí encontramos evidencia de que los cachorros, algo así como los humanos, están preparados biológicamente para interactuar de estas formas sociales’’, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Emily Bray.

La genética explicó más del 40 por ciento de la variación en las habilidades de los cachorros para seguir los gestos humanos, así como la variación en el tiempo que permanecieron en contacto visual con las personas durante una tarea diseñada para medir su interés en las personas.

Los investigadores observaron cómo 375 cachorros de ocho semanas, que tenían poca interacción previa con los humanos, se desempeñaban en una serie de tareas diseñadas para medir sus habilidades de comunicación social. Incluyeron 98 perros perdigueros de Labrador, 23 perros perdigueros de oro y 254 cruces de oro de Labrador de 117 camadas diferentes. Todos tenían una historia de crianza extremadamente similar y un pedigrí que se remontaba a varias generaciones.

perros cachorros realizando un estudio

Imagen obtenida del estudio

En una de las pruebas, los perros pudieron encontrar una golosina escondida debajo de una de las dos tazas volcadas cuando un humano realizó el gesto de señalar. También pudieron hacerlo incluso cuando el olor estaba camuflado, lo que garantizó que los cachorros no se guiaran por el olfato.

En otra tarea, los investigadores iniciaron la interacción hablando con los cachorros en un «habla dirigida por perros» usando una voz aguda. Luego midieron cuánto tiempo se mantuvo el pequeño perro una mirada fija en el humano.

Todos los perros tuvieron éxito en al menos una tarea, demostrando que son hábiles desde el principio cuando se trata de comunicaciones sociales que se basan en gestos y contacto visual. En las pruebas de control, cuando nadie les daba órdenes, los cachorros no buscaban respuestas en las personas cuando la comida estaba dentro de un recipiente Tupperware.

Eso sugiere que, aunque los cachorros pueden nacer sabiendo cómo responder a la comunicación iniciada por humanos, la capacidad de iniciar la comunicación por sí mismos puede llegar más tarde.

Algunos estudios anteriores han descubierto que los cerebros de los perros procesan el lenguaje de manera similar a los humanos, con el lado derecho lidiando con la emoción y el lado izquierdo procesando el significado. Aunque solo son plenamente felices cuando ambos lados del cerebro estuvieron de acuerdo en escuchar elogios.