Los helados proteicos de Lidl vuelven a estar a la venta

A pesar de que no hace ni un año que salieron a la venta, los helados proteicos de Lidl agotaron sus existencias en pocas semanas. Ningún establecimiento volvió a traerlos durante el verano debido a la escasez de materia prima que sufría Gelatelli. Se esperaba que fuera un producto temporal, pero la insistencia de los clientes ha hecho que regresen a las vitrinas.

Los gurús fitness de Instagram y TikTok crearon la necesidad de comprar estas tarrinas de helado ricas en proteínas, bajas en calorías y a un precio asequible. Aunque la marca Breyers era una de las más saludables, poco han tenido que hacer frente a los de Gelatelli High Protein. Y, como decíamos antes, han pasado de ser una opción temporal para estar habitualmente en las vitrinas. Así que para no volver a quedarnos sin probar alguna de estas tarrinas, puede ser un buen momento comprarlas ahora.

¿Dónde comprarlos?

Muchos están acudiendo a los establecimientos de Lidl para hacer acopio de varias tarrinas. Como no se sabe si habrá un buen suministro durante el verano de 2022, aquellos que tienen congeladores grandes en sus casas piensan reservarlos para la llegada del calor. Aunque hay que tener en cuenta que este delicioso dulce también caduca. Lo habitual es que a partir de los 12 meses de la fecha de envasado empiece a tener un sabor diferente. También es común notar que el agua se vuelve más cristalizada, por lo que no disfrutaremos de un helado cremoso.

No obstante, ¿por qué esperar a verano para tomarlo? Los helados proteicos de Lidl se venden en todos los establecimientos (antes de que se vuelvan a agotar). Los encontramos en las vitrinas de frío, a un precio de 2’25€. Recordemos que a principio de año estaban a 2’99€, por lo que su éxito ha ayudado a una ligera reducción. Posiblemente, durante el verano que viene habrá otros supermercados que intenten igualar o mejorar la receta rica en proteínas.

bolas de helados proteicos de lidl

Tres sabores altos en proteína

Aunque no debe ser nuestra principal fuente de proteínas, este postre puede ayudarnos a alcanzar la dosis diaria requerida. Están disponibles en tres sabores distintos: cookies and cream, tarta de caramelo salteado y crema de chocolate, siendo el segundo el preferido por gran parte de los consumidores.

Los helados proteicos se caracterizan por tener pocas calorías y grasas. En este caso aportan 128 calorías, 8’4 gramos de proteínas y 3’3 gramos de grasas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay una mayor presencia de edulcorantes para sustituir el azúcar. Aunque esto puede parecer un reemplazo más saludable, tomar demasiada cantidad podría generar dolores de estómago, hinchazón abdominal y gases. Por eso, la porción recomendada son 50 gramos, de los 250 que trae la tarrina.

Es una opción más saludable a las clásicas tarrinas, ya que el principal ingrediente es leche desnatada y están libres de azúcar. Pero esto no implica que deban tomarse libremente o sin moderación. Tomar opciones menos calóricas en grandes cantidades también puede influir en nuestro peso. Si realmente queremos incrementar la dosis de proteína diaria, lo más aconsejable es optar por alimentos ricos en proteínas.

¡Sé el primero en comentar!