¿Las patatas fritas de Belén Esteban son saludables?

Belén Esteban lleva casi un año dedicada a la venta de productos preparados tradicionales, pero con ingredientes saludables. Quién iba a pensar que un personaje televisivo iba a aportar mejores valores nutricionales al gazpacho, salmorejo o purés de verduras. Su último lanzamiento han sido unas patatas fritas que, según ella, son las mejores del mercado.

Los amantes de las ferias esperan con ansias el puesto de patatas fritas en el momento, y algo así ha querido recrear Belén Esteban. Sabores de la Esteban fríe las patatas en sartén, las seleccionan y les dan el toque justo de sal. ¿Pero serán realmente de buena calidad o estarán repletas de aditivos y conservantes?

Ingredientes y valor nutricional

Para sorpresa de muchos, el paquete cuenta con un listado de ingredientes bastante corto: «patatas, aceite de girasol, aceite de oliva y sal«. Además, las patatas son de origen europeo para promover la sostenibilidad de los alimentos. En cuanto al tipo de aceite, hubiera sido más saludable usar tan solo el de oliva virgen extra, pero teniendo en cuenta el coste de las patatas (menos de 2€), es entendible que no se pueda usar un aceite de mejor calidad.

En cuanto al valor nutricional, por cada 100 gramos de patatas fritas encontramos:

  • Energía: 558 calorías
  • Hidratos de carbono: 52 gramos
  • Azúcares: <0’5 gramos
  • Grasas: 35 gramos
  • Grasas saturadas: 3’2 gramos
  • Proteínas: 6’7 gramos
  • Sal: 1’3 gramos

Pero suponiendo que vamos a tomar una porción moderada, en 30 gramos nos aportan 197 calorías, 10’5 gramos de grasas y 15’6 gramos de hidratos de carbono. Teniendo en cuenta que tan solo son patatas fritas en aceite, los valores nutricionales no son tan desorbitados como otras patatas comerciales. Atienden concretamente a los hidratos de la patata y las grasas de los aceites.

patatas fritas de belén esteban

Patatas fritas naturales

La mayoría de patatas fritas industriales tienen añadidos aditivos, colorantes, conservantes, gluten y otro tipo de sustancias para que perduren en buen estado durante más tiempo. Sin embargo, la versión de Belén Esteban puede ser una de las más naturales disponibles en la actualidad.

Esto no implica que sea un producto saludable, puesto que al fin y al cabo estamos consumiendo un tubérculo frito. Y, pese a que muchas personas creen que el aceite de girasol es mejor para las frituras, lo cierto es que ninguno supera al aceite de oliva. Recordemos que este último es el jugo de la aceituna, sin necesidad de refinarlo. Por lo que su uso será mejor para el resultado de un alimento frito.

Algo a tener en cuenta es que es un producto alto en calorías. La mayoría de los paquetes de patata rondan las 500 calorías por cada 100 gramos; pero teniendo en cuenta que los envases tienen más cantidad, las calorías finales superarán a las 700. Todo esto sin aportar valores nutricionales beneficiosos en la salud. Mayormente estaremos consumiendo hidratos de carbono simples, de absorción rápida, y grasas derivadas de los aceites.

¿Es una de las mejores patatas fritas del mercado? Sí. ¿Se debe consumir habitualmente? No, este tipo de alimentos deben limitarse y tomarse de manera ocasional y moderada. Atendiendo a las recomendaciones de tomar 30 gramos por porción, el paquete durará para 4 porciones.

¡Sé el primero en comentar!