Coca-Cola de máquina o de lata, ¿por qué saben diferente?

Si alguna vez has tomado un trago de Coca-Cola de una máquina de fuente y has notado que sabe diferente al refresco en lata, no vas mal encaminado. La diferencia probablemente no esté solo en tu cabeza.

Tanto si las máquinas están para autoconsumo o nos sirven la Coca-Cola desde el mostrador, es posible que notemos un sabor ligeramente distinto. Los establecimientos de comida rápida y los restaurantes pueden tener un sabor diferente por varias razones, aunque seguramente ninguna de ellas son las que esperabas.

La máquina crea la Coca-Cola directamente

Si siempre pensabas que la Coca-Cola en las máquinas consistía en volcar botellas gigantes dentro para que el dispensador eche el chorro, estás equivocado. Las bebidas de fuente se mezclan a partir de jarabe aromatizado y agua carbonatada directamente en la máquina (en una proporción de 5 a 1). Aunque los fabricantes de refrescos exigen que la proporción de jarabe y agua sea la misma en todas las máquinas, no siempre es así.

Las bebidas de máquina con fuente varían según el establecimiento. Parece que algunas máquinas usan más jarabe para darle sabor a la bebida, algunas menos y lo mezclan con diferentes niveles de dióxido de carbono. Esto significa que puedes obtener dos versiones de sabor muy diferentes de la misma marca de refresco dependiendo de dónde llenes el vaso de cartón. Además, hay máquinas que usan agua filtrada para mantener consistente el sabor de sus bebidas. Si el agua mezclada con el jarabe no se filtra, el refresco podría tener un sabor diferente dependiendo de dónde te encuentres.

De hecho, se piensa que Coca-Cola podría tener una relación especial con McDonald’s. En algunos restaurantes, el jarabe de Coca-Cola se entrega en bolsas de plástico. Pero en McDonald’s, Coca-Cola entrega su jarabe en tanques de acero inoxidable que aseguran su frescura, creando lo que muchos creen que es la mejor Coca-Cola disponible.

vaso de coca-cola

El hielo y el tipo de pajita influye en el sabor

La mayoría de las personas no se detienen a comprar hielo cuando toman una lata de refresco. Sin embargo, si estás acostumbrado a beber refrescos sin hielo de una lata o botella, añadir algunos cubitos podría cambiar la forma en que se percibe el sabor de la bebida. Además de la diferencia de temperatura, el hielo puede diluir el refresco y disminuir el dulzor de la bebida. Algunos pueden preferir una bebida menos azucarada, mientras que otros pueden quejarse de que el refresco tiene un sabor acuoso.

Hay que tener en cuenta que en un restaurante de comida rápida, el agua y el jarabe de Coca-Cola se enfrían previamente antes de meterlos en los dispensadores de fuentes con la proporción de jarabe configurada para permitir que el hielo se derrita. Esto podría disminuir el efecto de dilución de llenar el vaso con hielo.

Por otra parte, McDonald’s ha revelado que sus pajitas están diseñadas para maximizar la delicia de las bebidas de fuente de sus máquinas. Esta cadena atribuye a las pajitas especiales la mejora de la experiencia de sus clientes con los refrescos. Son un poco más anchas que una pajita típica, por lo que todo el sabor de la Coca-Cola puede llegar a todas tus papilas gustativas.

¡Sé el primero en comentar!