Carrefour apuesta por Eco-Score, un etiquetado ambiental

¿Se podría decir que Nutri-Score ha sido un fracaso? No vamos a responder nosotros, si queréis, podéis responder en nuestras redes sociales porque… ¡Atención! ahora llega Eco-Score, una nueva etiqueta que está promoviendo Carrefour con el fin de puntuar la sostenibilidad de los productos.

Carrefour apostó por los etiquetados Innit y Nutri-Score, de hecho, se pueden ver en los pasillos de sus establecimientos. Pues bien, ahora está testando un nuevo etiquetado y en esta ocasión no informa sobre si es saludable o no, sino sobre la sostenibilidad del producto, por lo tanto, estamos ante un etiquetado ambiental.

Eco-Score, ahora elegiremos por nivel de sostenibilidad

La multinacional francesa ya ha empezado a testear en su web online (solo en Francia) este nuevo etiquetado. Se trata de un sistema de puntuación ecológico dividido en 5 colores que van desde el verde oscuro hasta el rojo y cada color con su letra entre A y E, es decir, desde el más sostenible hasta el que mejor ni tocar.

Carrefour lo está usando con marcas nacionales (de Francia) y su marca blanca y la puntuación mide el impacto ambiental de los productos de alimentación (no se descarta que se avance a otras secciones). Para otorgarle un color u otro se analiza el ciclo de vida del producto mediante un método que se basa en 15 indicadores que ha establecido Ademe.

Eco-Score en Carrefour

La tarea no termina ahí, sino que, a su vez, esa lista de 15 indicadores se completa con un sistema que premia o penaliza y que tiene en cuenta otros factores importantes como el trasporte, si es orgánico o no, las emisiones de CO2, el embalaje si es reciclable y/o reciclado o no, uso de los recursos hídricos, si contamina el suelo y las agua, si respeta las etapas de la vida de la materia prima, si es un producto nacional, si no apoyan la sobrepesca ni la deforestación, etc.

En base a toda esa información, el equipo responsable de Eco-Score otorga una puntuación a ese producto de entre las 5 categorías que van entre la A y la E y que corresponden con la franja de color desde el verde oscuro al rojo.

Aquí no se mide si es un producto saludable, si son alimentos para perder grasa, si tiene alérgenos o no, aquí solo si es sostenible y qué nivel de sostenibilidad tiene. Es decir, si la empanada de Carrefour en lugar de venir en un embalaje de plástico y bandeja de aluminio, llegase en bandeja de cartón reciclado y envuelta en papel reciclado, tendría mejor puntuación por sostenibilidad. Y así con todo.

Lidl se une a la iniciativa

De momento es un proyecto piloto encabezado por Carrefour y que va a permitirle conocer mejor a sus clientes, y sí, lo sabemos, habrá quienes compren lo mismo, sea sostenible o no, pero poco a poco se irá creando conciencia y esto también empuja a las multinacionales a hacerse consientes y responsables.

De forma que se crea un círculo en el que nos ayudamos entre todos, porque si dejamos de comprar tantos productos con envases de plásticos al final las empresas dejarán de fabricarlos. El uso del Eco-Score y los comentarios de los clientes, ayudará a Carrefour a realizar mejoras en el etiquetado ambiental o quizás en los cálculos.

Además, la multinacional francesa no será la única, puesto que Lidl también tiene intenciones firmes de adoptar el Eco-Score en sus establecimientos. Tanto es así que ha empezado a testarlo en 140 productos en Berlín y está recabando información sobre cómo reaccionan sus clientes.

La empresa alemana ha elegido productos básicos y de primera necesidad como los lácteos, aparte de productos de té y café con el fin de hacer que el consumidor se vaya familiarizando con Eco-Score en sus tiendas.