¿Se puede comer maíz en la dieta keto?

Una mazorca de maíz a la plancha

La dieta cetogénica tiene prohibido una serie de alimentos que para el resto es de consumo habitual. El maíz no es de consumo muy habitual, pero suele ser un acompañamiento ideal en ensaladas, tacos, burritos y otro tipo de platos donde se ven involucrados vegetales crudos y tortillas.

Se conoce como dieta keto a la dieta cetogénica que tiene como misión llevar al cuerpo a una cetosis. Esta dieta delimita los carbohidratos y obliga al organismo a coger energía de la grasa acumulada, en lugar de esperar a la ingesta de carbohidratos. De ahí que se haya hecho tan popular a la hora de querer bajar de peso.

Eso sí esta dieta se inventó con otro propósito en la década de 1920, y es que se descubrió que una alimentación baja en hidratos ayudaba a los niños a disminuir sus ataques epilépticos, solo que ahora está dieta se realiza durante un tiempo concreto para bajar de peso rápidamente.

Según los expertos, esta dieta no es apta para todos, ya que es una alimentación muy rica en grasas, con unos niveles de proteínas adecuados para el ejercicio diario y baja en hidratos. Por lo que no está del todo recomendada para niños y adolescentes al perder ciertos grupos alimenticios claves. Los expertos creen que esta alimentación cetogénica no debería extenderse más de 4 semana, y después ir agregando hidratos de calidad.

El maíz no es keto

Maíz a la plancha

El maíz es rico en hidratos, concretamente casi 30 gramos de carbohidratos. Es un alimento muy saludable, rico en vitaminas y minerales, y que, siendo sinceros, deberíamos incluir más en nuestra dieta, pero no se hace. Desde luego, si seguimos una dieta keto estricta, es decir, muy baja en hidratos, el maíz está más que prohibido, pero si tenemos una dieta keto algo más flexible, podríamos comer maíz alguna vez. Por ejemplo, si pedimos una ensalada en un restaurante y trae algunos granos de maíz, pues podemos hacer la vista gorda.

Normalmente esta alimentación cetogénica pone el máximo en los 50 gramos de hidratos de carbono diarios, pero hay algunos que lo suben a 100 gramos y otros que lo bajan hasta 30 gramos. Por eso decimos que depende de cómo de estrictos seamos, el maíz tendría o no cabida en nuestra alimentación.

En base a eso, también podríamos calcular las cantidades, por ejemplo, no comernos una taza de maíz en una comida, pero si repartir esa cantidad en varios días o semanas. Recordemos que este alimento tiene vitamina A, B1, B6 y vitamina C, así como minerales tan claves para nuestro organismo como potasio, magnesio y fósforo. Además, es bajo en grasas y anda justo de proteínas de calidad.

También tenemos que tener en cuenta que el maíz no es muy digestivo, ya que nuestro organismo no dispone de las enzimas necesarias para digerirla celulosa de la capa exterior del grano, es por esto que cuando consumimos este alimento, podemos ver algunos en nuestras heces. No es preocupante, pero si se repite con otros alimentos habría que pedir valoración médica.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.