La ciencia lo confirma: los vegetarianos están más sanos

La Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad ha realizado una nueva investigación donde deja entrever que los que eligen la dieta vegetariana tienen unos marcadores más saludables que aquellos que comen carne asiduamente.

El estudio se realizó entre vegetarianos y personas que comen carne, ultraprocesados y similares más a menudo. En concreto, esta investigación realizada por la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad reunió a casi 180.000 adultos en Reino Unido, entre los que había 4.111 vegetarianos (no comían ni carnes ni pescados) y 166.516 comedores habituales de carnes. Todos de edades comprendidas entre 37 y 73 años.

Antes de entrar de lleno en el estudio, es conveniente recordar que una dieta vegetariana está dividida en varios subtipos:

  • Flexitariano: se trata de un vegetariano a tiempo parcial, es decir, que consume carne, pescado, lácteos, huevos, mariscos y demás, pero de forma muy esporádica y en pequeñas cantidades.
  • Pescovegetariano: deciden no comer nada de carne, pero sí comen pescado, mariscos, huevos y lácteos.
  • Ovovegetariano: no comen ningún tipo de carne, ni carne, ni pescado, ni mariscos, ni lácteos, pero sí huevos.
  • Lactovegetariano: prescinden de todas las carnes, pescados y mariscos, hasta de los huevos, pero sí comen lácteos.
  • Ovolactovegetariano: una dieta donde se eliminan las carnes, el marisco y el pescado, pero se sigue comiendo huevos y lácteos.

Aunque lo cierto es que en el estudio solo se seleccionaron a los vegetarianos estrictos, es decir, aquellos que son prácticamente como veganos, ya que no comen nada de carne, ni pescados ni alimentos derivados de los animales y sustituyen las proteínas animales por proteínas vegetales.

Una comida típica de dieta vegetariana

La dieta vegetariana, es más saludable, pero no hay que confiarse

En el estudio se examinaron 19 biomarcadores de sangre y orina que están relacionados con la diabetes, los accidentes cardiovasculares, el cáncer, problemas de hígado, huesos y articulaciones y con la función renal.

Se tuvo en cuenta la edad, el sexo, la etnia, la educación y otros marcadores claves como el tabaquismo y el consumo de alcohol. Los primeros resultados arrojaron luz a la investigación y averiguaron que los vegetarianos tenían niveles bajos en 13 biomarcadores: colesterol total, colesterol malo, apolipoproteína A y B (relacionadas con problemas cardíacos), marcadores de la función hepática, factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1, una hormona que promueve y prolifera las células cancerosas), entre otros biomarcadores.

La única pega es que los participantes que eran vegetarianos, demostraron tener biomarcadores beneficiosos en niveles bajos como, por ejemplo, el colesterol bueno, la vitamina D y el calcio. A su vez, había otros biomarcadores muy altos como los triglicéridos y la cistatina-C. Esto último sugiere problemas renales.

Esta investigación vuelve a incidir en otras anteriores donde se señala a las dietas carnívoras como desencadenantes de enfermedades cardíacas, cánceres, sobrepeso y similares. Sin embargo, la dieta vegetariana se «libra» de problemas graves, pero no sale libre de culpa.

Las personas que disfrutan de una dieta vegetariana toman más frutas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales y demás, es por esto por lo que se marcan esas diferencias nutricionales.