¿Puedo tomar lácteos en la dieta paleo?

¿Puedo tomar lácteos en la dieta paleo?

Sofía Pacheco

La dieta paleo es un tipo de alimentación que se ha popularizado en la actualidad y que de cierta forma intenta imitar la alimentación de la época paleolítica. Evidentemente es solo una simulación, pero en líneas generales es una dieta más o menos estricta y es saludable siempre y cuando se haga de forma consciente y no se lleve al extremo. Los lácteos en la dieta paleo son una duda que nunca se resuelve, por eso estamos hoy aquí.

Para entender todo este debate entre la dieta paleolítica y los lácteos, habrá que tocar un poco de Historia. El Paleolítico es una etapa de nuestra humanidad que sucedió hace 2.500.000 a.C. hasta los 8.000 a. C. En esos momentos la alimentación de aquellos Homos Habilis y Homos Erectus era muy básica y para la supervivencia.

En aquel momento no había productos procesados, ni siquiera mínimamente. Solo comían carne, pescado, algunas semillas, frutas, frutos secos y poco más. La dieta paleo actual, está versionada de manera que no ponemos en riesgo, o no demasiado, nuestra salud. Puesto que comer carne cruda ya sabemos los riegos que eso supone.

En el Paleolítico no se ordeñaban vacas ni otros animales, eso empezamos a hacerlo en Europa hace unos 10.000 años, así que las fechas no encajan del todo, por lo que es ahí donde se cuela la duda de si en la dieta paleo actual se permiten o no los lácteos.

La dieta paleo se extiende cada vez más, hasta el punto de que son muchos los jóvenes que se inician en esta alimentación, incluso muchas embarazadas deciden continuar la dieta paleo.

Una botelle ade cristal llena de leche

No hay lácteos en la dieta paleo

En la actual dieta paleo no se permiten los lácteos, y nos referimos a la dieta más estricta. Aquella alimentación que verdaderamente simula la época del hombre del Paleolítico. Los lácteos, aunque sea un vaso de leche, eso está fermentado y es un proceso que no se hacía en esas épocas.

Además, hay una variante de la dieta paleo que permite beber leche cruda, es algo que no recomendamos. Ya depende de hasta donde quiera llegar cada uno con este tipo de alimentación. Los alimentos crudos pueden dar lugar a problemas graves de salud debido a sus bacterias.

En la actualidad, y desde hace ya varias décadas, nos han vendido que sin leche de animal no creceremos. Pero es una mentira más de la industria lechera actual. Lo importante para los huesos es el calcio y la vitamina D que ayuda a la absorción del mineral.

100 ml de leche de vaca tiene unos 300 mgr de calcio, sin embargo, la misma cantidad de sardinas tiene 550 mgr, las almendras y las avellanas alcanzan los 250 mgr, los langostinos superan los 200 mgr. Es decir, que para conseguir toda la cantidad de calcio que el organismo necesita, deberíamos tomar casi un litro y medio de leche de animal al día. Esto último supondría aumentar nuestros niveles de azúcar en sangre y superar las calorías diarias.

Nosotros, los humanos somos los únicos seres vivos que tomamos leche en la edad adulta, sin embargo, ya hoy sabemos que no es nada necesario ese alimento. Teniendo una dieta variada y equilibrada logramos un aporte de calcio más que suficiente para nuestros huesos y dientes.

¡Sé el primero en comentar!