La alimentación basada en plantas gana terreno

La alimentación basada en plantas gana terreno

Sofía Pacheco

La comida con base vegetal está plantando cara a la tradicional en toda una generación entera que se está movilizando por el futuro del planeta y la conciencia social. Según un nuevo estudio la alimentación basada en plantas está creciendo a un ritmo frenético y tal es el éxito que muchas multinacionales de alimentación tradicional se han subido al carro.

Cada día es más común ver comida vegana, es decir, comida que no es de origen animal, pero sin embargo promete ser lo mismo. Buen ejemplo de ello son las hamburguesas, el «pollo», el bacon, el queso, los yogures, etc. Esto ha dado pie a un debate que ha llegado hasta la Comisión Europea donde se llegó a votar si la comida vegetal se podía o no llamar igual que la animal.

Son muchas las empresas que han creado una división con productos plant-based y mantienen sus fábricas de carnes y lácteos. Esta situación da pie a que muchos veganos no quieran consumir esos productos, ya que saben que es una mera maniobra de distracción y una estrategia de marketing para dar oferta a la enorme demanda que se está creando y que va a seguir creciendo, pero en el fondo ese dinero sigue siendo para la industria cárnica y láctea.

Plant based, un carro al que todos quien subirse

Empresas como Unilever, Nestlé o Danone han dado un paso adelante y han creado alimentación basada en plantas. De hecho, algunas mutinacionales, solo en España, han crecido casi un 50% en los últimos 24 meses.

El sector de la alimentación vegetal está en auge, y todo apunta a que su tendencia seguirá al alza. Empresas que antes solo ofrecían carne, productos lácteos y huevos, ahora han ampliado su catálogo y lanzan alimentación basada en plantas exclusivamente para veganos o alimentos más flexibles para los vegetarianos.

Una base de pan con falafel, verduras, salsas y otros productos plant based

No olvidemos que, seamos o no veganos y vegetarianos, esos productos plant based también los podemos comer sin ningún problema.

El valor de los productos vegetales ha crecido exactamente un 48% en los últimos 2 años en España, eso se traduce en 448 millones de euros. Si desglosamos esa cifra, vemos que el principal ingreso llega desde las leches vegetales con una cifra anual de 318 millones de euros, seguido por los 87 millones de euros que ya dejan las carnes vegetales.

Carne vegetal contra carne animal

Sin ir más lejos, Heura, la líder española en carne vegetal, cerro el año 2020 triplicando sus ventas alcanzando el 450% de los ingresos con respecto al año anterior. El caso de Heura es una cara de la monera, al otro lado se nota el enfado del sector cárnico que, aunque teniendo el apoyo de la Unión Europea, se han puesto en contra de que a los productos de alimentación basa en plantas se les denomine igual que a los de origen animal.

La Organización Provacuno ha recogido más de 1.500 nombres para referirse a los productos vegetales y tienen la intención de presentárselos a Europa.

La misma Europa que hace poco lanzó a votación si los productos de origen vegetal se podían denominar de igual forma que los de origen animal. Tras una larga recogida de firmas, visibilización en redes sociales y otras campañas de presión por ambos lados de la moneda, la última palabra la tenía Europa con su famosa Enmienda 171.

Al final la enmienda fue rechazada y los productos de alimentación basadas en plantas pueden seguir llamándose leche, yogur, salchicha, hamburguesa, bacon, salami, filete, etc. aunque en su interior no haya ni un miligramo de maltrato animal.