¿Existe discriminación en el rugby femenino?

Más de la mitad de las jugadoras de rugby dicen que los chistes homofóbicos y sexistas crean rechazo a muchas chicas para practicar este deporte. Un nuevo estudio desafía las percepciones erróneas comunes sobre la sexualidad en el rugby femenino.

Harlequins y The Harlequins Foundation se han asociado con expertos de la Universidad Monash de Australia para realizar una investigación centrada en apoyar el rugby femenino para que sea más inclusivo para las mujeres y las niñas. Se cree que esta investigación es la primera en el mundo en cuantificar los impactos de las actitudes, los estereotipos y la discriminación homofóbicos y sexistas.

¿Hay homofobia y sexismo?

La investigación realizada por el Comité Olímpico Internacional ha encontrado que la homofobia y el sexismo están estrechamente relacionados, y las actitudes sexistas suelen estar sustentadas con bromas homofóbicas. También se ha encontrado que el miedo al estigma homofóbico y los estereotipos pueden disuadir a las niñas de practicar estos deportes.

Resultados clave de este estudio establecieron que:

  • El 55 % de las mujeres y niñas coincidieron en que “muchas mujeres no se sienten bienvenidas a jugar al rugby debido a las bromas y el lenguaje negativo que algunas personas usan sobre las mujeres”.
  • El 37 % escuchó insultos homofóbicos en su club en el último año y el 59 % escuchó insultos sexistas y chistes negativos sobre mujeres.
  • El 15% informó que había sido víctima de abuso homofóbico verbal en su club de rugby femenino.
  • El 88% dijo que las personas suelen asumir incorrectamente que son lesbianas porque juegan al rugby (solo el 15% en realidad se identifica como gay o bisexual).
  • El 79% quiere que terminen las bromas negativas sobre las mujeres y el 80 % quiere que terminen las bromas homofóbicas.

mujeres haciendo rugby femenino

Las jugadoras priorizan los beneficios

A pesar de las experiencias negativas con el sexismo y los estereotipos homofóbicos, las mujeres y las niñas comentaron que obtuvieron muchos beneficios. Esto es gran parte del atractivo del rugby femenino, que hace que se mantengan practicando el deporte, lo que probablemente explica por qué, en la encuesta, el 95 % dijo: “Si tuviera una hija, la alentaría a ella para jugar al rugby”.

Los beneficios incluyen mejor salud, mayor confianza y autoestima, y ​​amistades profundas. También describieron sistemáticamente el rugby femenino como un deporte muy inclusivo en el que las mujeres y las niñas se sienten bienvenidas y apoyadas por sus compañeros, independientemente de su origen, tipo de cuerpo o sexualidad. Dado su orgullo por la inclusión del rugby femenino, los participantes expresaron su apoyo a la inclusión de mujeres trans, excepto en circunstancias muy raras y claramente definidas, como un jugador de rugby masculino de élite que hace la transición más tarde en la vida.

A pesar de que el fútbol y el baloncesto está más asentado en la modalidad femenina, aún quedan muchos deportes en los que generar una igualdad. El rugby femenino es una muestra de ello, pese a que en España no sea un deporte altamente practicado. No obstante, los beneficios en la salud hacen que sea una opción más para mantenernos activas.

¡Sé el primero en comentar!