Así evita Rafa Nadal los calambres musculares

Rafa Nadal es uno de los mejores tenistas de la época. Sin embargo, esto no le ha librado de luchar cada partido con sudor, lágrimas y unos cuántos calambres musculares. Por suerte, asegura que existe un truco perfecto para eliminar esta fatal consecuencia.

Entre todas las lesiones y enfermedades que padece Rafa Nadal, hay ocasiones en las que también nota calambres en el antebrazo, debido a la humedad y la deshidratación durante el partido. Hay que tener en cuenta que a veces tarda más de dos horas en proclamarse ganador, por lo que estos fatídicos calambres pueden aumentar el sufrimiento del esfuerzo mantenido.

Beber agua con sal

Nuestro cuerpo puede reaccionar de manera preocupante cuando está deshidratado. Hay personas que sufren temblores, mientras que otras se desmayan. Los ambientes húmedos favorecen a sudar más y perder líquidos hasta el punto de deshidratarnos. Aunque Rafa Nadal nos parezca de otro mundo, ha tenido que pedir asistencia a sus ayudantes en algún que otro partido.

Aun así, el tenista ha superado los calambres sin mayores problemas gracias a uno de los mejores trucos para evitar los calambres musculares. El truco más usado por el mallorquín es tomar sal. Este remedio lo lleva usando bastante tiempo y parece ser la solución perfecta a sus calambres.

Y no es de extrañar, el sodio de la sal mezclado con agua, ayuda a que los músculos se relajen y recuperen su punto óptimo. Ya conocemos la importancia de los electrolitos en el organismo, así que este remedio evita que nos ocurra lo mismo que a Rafa Nadal en los entrenamientos.

sal para evitar calambres musculares

¿Cómo se bebe?

Aunque el remedio puede parecer fantástico para cualquier deportista, hay que tener en cuenta que una ingesta elevada de sodio no es apta para todo el mundo. Si queremos tomar agua con sal para reducir los calambres musculares podemos seguir los siguientes pasos:

  1. Mezclar el agua salada en una botella o jarra de agua. La clave para beber agua salada para prevenir los calambres es tener una fuente de agua conveniente para beber con regularidad.
  2. Añadir alrededor de 1/4 a 1/2 cucharadita de sal por litro de agua. Disminuiremos la cantidad de sal para actividades recreativas y aumentaremos la cantidad para actividades extremas o condiciones ambientales extremas como calor o humedad.
  3. Agregar mezclas de bebidas deportivas o saborizantes de agua. El sabor agregado mejora la potabilidad del agua, por lo que es más probable que bebamos durante la actividad física. Estas mezclas suelen contener nutrientes adicionales que ayudan a la sal a prevenir los calambres.
  4. Beber el agua salada cada 20 a 30 minutos durante el ejercicio o la actividad física. Esta bebida constante previene la deshidratación y los calambres.
¡Sé el primero en comentar!