¿Por qué los boxeadores tienen mayor riesgo de Alzheimer?

El boxeo es un deporte de contacto arriesgado, tanto para profesionales como para principiantes. El ultimo descubrimiento científico advierte que los boxeadores que experimentan lesiones repetidas en la cabeza pueden tener tres veces más probabilidades de desarrollar Alzheimer.

Los investigadores de la Universidad de Boston encontraron que las lesiones en la materia blanca del cerebro pueden aparecer en las imágenes por resonancia magnética. Estas hiperintensidades de la materia blanca aparecen como puntos brillantes en los escáneres cerebrales y pueden indicar condiciones como presión arterial alta. Sin embargo, los científicos descubrieron que estos marcadores son más comunes en los atletas que practican deportes de contacto durante más tiempo o que tienen más lesiones en la cabeza.

La capacidad de detectar fácilmente indicadores de daño cerebral en las imágenes por resonancia magnética podría ayudar a los médicos. Esto favorecería a estudiar y detectar temprano las lesiones inducidas por impacto en la cabeza.

Los impactos repetitivos incrementan la lesión

Las ventajas que el deporte puede hacer por los jóvenes supera con creces el hecho de que reciben golpes en condiciones estrictamente controladas. Normalmente, los boxeadores se someten de forma rutinaria a exámenes médicos y escáneres cerebrales, pero puede que alguno se resista.

En el estudio, los científicos estudiaron a 75 personas fallecidas que habían experimentado repetidos impactos en la cabeza durante su vida y habían acordado donar sus cerebros a la ciencia médica después de su muerte, a una edad media de 67 años.

Los resultados muestran que las hiperintensidades de la materia blanca pueden capturar daños a largo plazo en el cerebro en personas que tienen un historial de impactos repetitivos en la cabeza. La resonancia magnética puede ser una herramienta eficaz para estudiar los efectos de los impactos repetitivos de la cabeza en la materia blanca del cerebro mientras el boxeador aún está vivo.

Los deportistas eran predominantemente jugadores de fútbol americano, y el resto eran atletas de deportes de contacto como boxeo o fútbol, o veteranos del ejército. Los científicos también analizaron los registros médicos de cada persona, incluidos los escáneres cerebrales que se realizaron cuando las personas estaban vivas, y se reunieron con seres queridos para evaluar los casos de demencia.

Según los resultados de la autopsia, se determinó que el 71 por ciento de los sujetos, 53 personas en total, tenían encefalopatía traumática crónica, una enfermedad neurodegenerativa asociada con impactos repetidos en la cabeza que pueden provocar demencia.

boxeadores con un saco

Los boxeadores jóvenes tienen mayor riesgo

Los escáneres cerebrales revelaron que por cada unidad de diferencia en el volumen de hiperintensidad de la materia blanca, las probabilidades de tener una enfermedad grave de los vasos pequeños y daño en la materia blanca del cerebro aumentaban al doble.

Esto fue acompañado por un aumento de tres veces en la probabilidad de tener una acumulación severa de proteína tau en el lóbulo frontal, un desarrollo que es un biomarcador para varias enfermedades cerebrales progresivas, incluida la enfermedad de Alzheimer.

Entre los deportistas, tener más hiperintensidades de la materia blanca se asocia con más años de boxeo y otros deportes de contacto. A su vez, esto se relaciona con peores puntuaciones en cuestionarios sobre las dificultades para realizar las tareas diarias.

¡Sé el primero en comentar!