Benzemá y la lesión del meñique, ¿cuándo se quitará el vendaje?

Karim Benzemá arrastra una lesión en el meñique desde enero de 2019, casi tres años. Desde entonces lo hemos visto jugar con un vendaje en la mano que mantiene la muñeca y el dedo completamente estables.

Muchos quieren conocer el por qué de ese vendaje y si necesitará llevarlo de por vida. ¿Acaso no ha tenido tiempo para recuperarse totalmente? Lejos de pensar que durante la pandemia pudo haberse sometido a una operación que le ayudase a mejorar, el futbolista asegura que no le molesta.

¿Es un amuleto o realmente necesita el vendaje?

A pesar de que muchos piensan que Benzemá se ha acostumbrado a llevar la venda en la mano, lo cierto es que es necesario para la lesión. Quizá haya sido casualidad que los mejores años del futbolista hayan venido junto a un vendaje, pero no tiene relación con ser un amuleto o tener cierta superstición.

Los Servicios Médicos del Real Madrid le diagnosticaron una fractura en la falange medial del quinto dedo de la mano derecha. Esta lesión es también conocida como la fractura del boxeador, ya que aparece por golpear con el puño cerrado o por hacerlo con el meñique semiflexionado. En su caso, un choque con Marc Bartra hizo que aterrizase sobre el dedo pequeño de la mano. El tratamiento de esta fractura suele ser un yeso y un vendaje unido al dedo anular, que coincide con el que lleva siempre puesto.

A pesar de que fue bastante alarmante la situación y la angulación del hueso, tan solo era algo demasiado vistoso. Si Karim Benzemá hubiera seguido las recomendaciones médicas, actualmente la función de la mano sería normal después de que el hueso sanase.

Así que la respuesta a cuándo será el día en el que deje de llevar un vendaje en la mano, aún es inexacta. Posiblemente necesite volver a operarse y mantener reposo alejado del terreno de juego. En este caso la cirugía será algo mayor, ya que el tejido habrá cicatrizado mal y la movilidad del hueso está afectada. Mientras tanto, será completamente normal seguir viendo su mano vendada y protegida de futuros golpes o caídas.

benzemá con la mano vendada

Cirugía o discapacidad permanente

El equipo médico ya evaluó en su momento la estabilidad del dedo meñique roto. El tratamiento para un dedo fracturado depende del tipo de fractura y del hueso lesionado, aunque en su caso solo estaba la opción de la cirugía. Karim Benzemá ya se operó del meñique, pero los compromisos con el fútbol hicieron que volviera a lesionarse. «Me operé una vez, pero hay que estar dos meses fuera. Quería continuar con mis compañeros. Me he hecho otra vez daño, pero ahora no tengo tiempo para parar y hacer otra operación. Por eso juego con el vendaje«. De nuevo, la única solución en su caso es una operación, aunque por ahora rechaza esa idea.

Como bien se puede observar en todos los partidos desde enero de 2019, Benzemá usa un vendaje en la muñeca junto a una férula para el dedo. Si la fractura es inestable, será necesario inmovilizar el dedo lesionado. Esa férula es importante ponerla después de la reducción para la realineación de los fragmentos rotos. Si esto no mantiene suficiente estabilidad, es posible que se necesite un procedimiento quirúrgico.

El médico cirujano tiene muchas técnicas diferentes para la inmovilización quirúrgica, que van desde fijar la fractura con pequeños alambres hasta procedimientos con placas y tornillos. Lo más probable es que Benzemá saliera del hospital con algún tipo de férula o vendaje inmovilizador, pero también necesitaría no usar la mano afectada hasta aproximadamente una semana después de la lesión. Luego se le haría una radiografía para evaluar la posición de los fragmentos de la fractura. Si el dedo no está alineado correctamente, puede afectar la cicatrización del dedo y dejar una discapacidad permanente.

En este caso, Karim se está arriesgando a quedar con un dedo meñique atrofiado y la movilidad reducida. Por lo pronto, el futbolista espera acatar la lesión cuando se retire del deporte profesional. ¿Será demasiado tarde?

¡Sé el primero en comentar!