¿Por qué no dejar de entrenar en Navidad?

¿Por qué no dejar de entrenar en Navidad?

Carol Álvarez

Quemar algunas calorías adicionales antes de sentarnos a comer con cantidades masivas de carne, marisco y turrón nunca puede ser una mala idea. Pero entre viajar a casa de la abuela y abrir regalos con nuestros seres queridos, ¿quién tiene tiempo para hacer ejercicio? ¿No podemos dejar de entrenar en Navidad para darle al cuerpo unas vacaciones?

Pese a que algunos piensan que el ejercicio es la mejor arma para contrarrestar los excesos de estos días, no es lo más recomendable. Hay que tener en cuenta que un mantecado equivale a 30 minutos de running. Sería prácticamente imposible hacer un entrenamiento que compense la sobre ingesta calórica. Sin embargo, es interesante no dejar de ir al gimnasio en Navidad por varias razones.

Mantener la rutina de ejercicio

Los entrenamientos durante las vacaciones de Navidad pueden hacer que nos sintamos saludables, con energía y seguros. Los empachos, el exceso de comida y la poca actividad física puede ralentizar nuestra energía y hacernos sentir más pesados. Si tenemos compromisos familiares, podemos optar por una carrera tranquila a primera hora del día. La sensación especial en el aire tranquilo da tiempo para pensar en el año que dejamos atrás y en el que nos espera por delante.

Para no dejar de hacer ejercicio en Navidad, lo más recomendable es continuar con nuestra rutina de entrenamiento normal. Quizá podamos hacerla más suave para ayudar a esa fase de descarga, o quizá prefiramos seguir entrenando duro. No debemos olvidarnos de los entrenamientos de fuera y de los ejercicios aeróbicos. Si no tenemos mucho tiempo, podemos hacer circuitos de varios ejercicios que se adapten a las horas libres que tengamos.

Es aconsejable no abandonar el entrenamiento en Navidad, ya que nuestro cuerpo está hecho para moverse. De lo contrario, es posible que nuestro sistema inmune se debilite o aumenten las lesiones por malas posturas. Por eso, lo mejor es mantener el hábito de ir al gimnasio para conseguir nuestro objetivo, ya sea mantener una buena salud, perder peso o seguir con la misma forma física. Además, hay una mayor eficiencia metabólica y calórica que favorece la mejor distribución de los nutrientes, evitando una mayor acumulación de grasa.

dejar de ir al gimnasio en Navidad

¿Debo hacer ejercicio el día de Navidad?

El 25 de Diciembre se antoja como un fecha en la que solo despertamos para comer y beber. Sin embargo, pese a que la mayoría de los gimnasios cierra ese día, existen otras opciones para entrenar.

Lo más recomendable es hacer ejercicio el día de Navidad. Podemos despertarnos tranquilamente, tomar un desayuno ligero y hacer ejercicio de 30 a 60 minutos. Será rápido de achacar y tendremos el resto del día para pasarlo con la familia y amigos. Además, comer después de entrenar puede ser una herramienta eficaz para la recuperación muscular después del entrenamiento.

Sin embargo, también hay personas que prefieren tomarse unos días de descanso después de un duro año de gimnasio. Tomar un día libre no es malo. Y normalmente, las personas se vuelven más fuerte después de tomarse un descanso durante unos días. No hay que temer por perder la fuerza o los músculos si decidimos descansar durante una semana. También podemos aprovechar estos días para celebrar tradiciones, hacer recetas navideñas y pasear con los más pequeños de la casa.

¡Sé el primero en comentar!