¿Por qué los niños son tan buenos con el skate?

El skate ya tuvo su debut en los Juegos Olímpicos, y los ganadores de las medallas dejan claro que los que mandan son los más jóvenes.

Momiji Nishiya, de solo 13 años, consiguió la medalla de oro en este nuevo deporte olímpico. Pero no fue la única de su edad que se posicionó en la tabla alta de la competición. En total, 7 de las 12 medallas de skate fueron para adolescentes o niños. Tan solo Kelvin Hoefler fue uno de los ganadores con más edad (28 años).

Esto nos hace preguntarnos por qué los niños son tan buenos sobre el monopatín. A continuación analizamos aspectos de fisiología, anatomía y psicología que pueden tener un enfoque directo.

Centro de gravedad más bajo y pies más pequeños

Ser más pequeño, más delgado y, por lo tanto, tener un centro de gravedad más bajo es beneficioso para los jóvenes. Cuanto más bajo sea el centro de gravedad, más fácil será mantener el equilibrio. Si eres un niño, tienes un centro de gravedad más bajo, por lo que es una ventaja.

Este tipo de deportes en los que ocurren trucos y gimnasia, como la gimnasia y el buceo, tienden a favorecer a los más pequeños. Por lo general, a los patinadores más bajitos les resulta más fácil bajar su centro de gravedad hacia la tabla, lo que a menudo se traduce en más realización de trucos.

Por otra parte, tener pies más pequeños también puede ser una posible ventaja para los niños, pero tampoco es un factor determinante porque todo influye en los aspectos más amplios de la anatomía. Normalmente, si eres más alto, tienes los pies más grandes. Y si eres una persona pequeña tienes los pies más pequeños porque es proporcional al resto de tu cuerpo. Así que posiblemente se trata más de la masa corporal y la estatura de una persona que del tamaño de los pies.

niño haciendo skate

Los niños aprenden skate sin darse cuenta

Tener una buena coordinación de ojos, manos y pies es crucial para los patinadores. Esto hace que se aumente la conciencia espacial y la capacidad de procesar las habilidades cognitivas rápidamente.

A veces, los jóvenes perfeccionan estas habilidades sin darse cuenta, lo que les da una ventaja desde pequeños cuando se trata de participar en el deporte de manera competitiva. El skate tiene su propia cultura y es habitual que muchos niños de siete, ocho o nueve años cojan un monopatín y empiezan a jugar con él. Seguramente estén aprendiendo sin darse cuenta.

Además, los niños pueden sufrir menos presión para tener éxito. Lógicamente se sentirán estresados, pero la manera en la que influye el éxito o el fracaso impactan en su capacidad para competir de manera diferente. Saben que les quedan más competiciones por delante y que su trabajo no terminará pronto.

Tienen la ventaja de no tener la presión y el estrés de prepararse para los Juegos Olímpicos, a diferencia de alguien que ha entrenado durante una década. Si eres un joven de 26 años que va a los Juegos Olímpicos por primera vez, probablemente hayas estado practicando 16 años para llegar allí, empezando en el deporte a los 10 años y dándote cuenta de que eres lo suficientemente bueno para competir seriamente a los 15.