7 ventajas de entrenar calistenia cuando hace frío

Entrenar calistenia puede volverse complicado cuando las temperaturas bajan con la llegada del otoño y el invierno. Tanto el frío como la lluvia o las heladas hacen que los amantes de esta práctica deportiva pasen a hacerlo en interiores. ¿Pero deberíamos continuar entrenando en parques?

Sabemos que a veces las condiciones no son las más adecuadas, pero a muchos no les importa que les entre agua en los zapatos siempre que pueda agarrar la barra con tenacidad y hacer los ejercicios. En la época navideña, hay quienes aprovechan las vacaciones para retomar el gimnasio sin presión, aunque es posible que no encontremos ningún centro deportivo que se adapte a lo que queremos entrenar. En cambio, la práctica de calistenia está disponible en casi cualquier lugar.

Dependiendo de dónde vivamos, es posible que tener que lidiar con temperaturas extremas y tal vez también con poca luz del día. Entrenar al aire libre durante todo un año es difícil, y requerirá algunos sacrificios. No obstante, sin esfuerzo no hay recompensa, incluso con frío.

Adaptación al frío y recuperación muscular

El clima tiene un impacto en nuestro estado de ánimo. Concretamente, la presión del aire, la humedad, las temperaturas y la luz del día nos afectarán en todo momento. Hay quienes notan cambios de humor debido a un clima que finalmente afecta al desempeño.

Superar estos obstáculos es crucial, ya que creo que el entrenamiento en climas fríos también prepara al cuerpo para las actividades diarias. La calistenia es un deporte que se encuentra en la base misma de cualquier otro entrenamiento físico. Pero podemos practicarlo en interiores o exteriores, aunque realmente sería útil entrenar bajo condiciones climáticas similares a las que vamos a enfrentarnos en la vida diaria.

Algunas de las ventajas de entrenar en condiciones frías durante el otoño e invierno son:

  • Los músculos tienden a recuperarse más rápido durante el tiempo de descanso.
  • Los pulmones aumentarán su adaptabilidad para respirar aire frío.
  • El sistema inmunológico mejorará con el tiempo. Esto ayuda a prevenir las enfermedades, siendo probable que nos resfriemos menos durante la época más fría del año.
  • Ya no tendremos sensación de frío al salir de casa, gracias a que el cuerpo hará una correcta adaptación al frío.
  • Durante los inviernos lograremos mantener una temperatura corporal óptima.
  • Nos preparará mental y físicamente para la vida e incluso para el trabajo. Al hacer calistenia al aire libre, la concentración será aún mayor para hacer los movimientos con el peso corporal.
  • Mejorará la quema de grasa corporal durante el entrenamiento en temperaturas frías.

mujer haciendo calistenia en invierno

El calentamiento de calistenia es imprescindible

Se recomienda vestir en capas y usa una gorra y guantes para protegernos del frío. Es imprescindible mantenernos cómodos e intentar no desvestirnos demasiado si hace hielo. El contacto directo con la piel podría causar quemaduras.

Aunque en verano podemos gozar de un calentamiento más ligero, en invierno es fundamental dedicar varios minutos al calentamiento de los músculos. El entrenamiento en interiores favorece a entrar en calor antes, pero al estar ejercitándonos al aire libre, será más complicado mantener una temperatura elevada. Antes de entrenar, es aconsejable hacer una serie de flexiones y sentadillas para aumentar la circulación sanguínea. Incluso, se pueden hacer saltos de tijera, salta a la cuerda o trotar un poco para calentar adecuadamente. Hay que tener en cuenta que necesitaremos mucho más tiempo que durante la estación cálida.

Un entrenamiento intenso al aire libre, mientras la temperatura está por debajo de cero, requerirá más recursos de lo habitual. Así que es imprescindible usar un material de entrenamiento especial para calistenia.

¡Sé el primero en comentar!