¿Por qué no existe el yogur de naranja?

¿Por qué no existe el yogur de naranja?

Carol Álvarez

Existe una amplia variedad de yogures en cualquier supermercado. Con la tendencia ascendente de versiones proteicas, los sabores han ido modificándose para hacerlos más llamativos. Sin embargo, nadie se atreve con el yogur de naranja.

A pesar de que es una fruta muy consumida en todo el mundo, sobre todo en la época de primavera, es complicado encontrar lácteos con naranja. Sí vemos otras frutas cítricas presentes, como el limón o el pomelo, por lo que no se logra entender el por qué no existen este tipo de yogures.

¿Es peligroso mezclar el yogur con naranja?

Existe una leyenda que alerta de los riesgos de mezclar lácteos con frutas cítricas. Sin embargo, los yogures de limón existen desde hace varios años.

La principal razón que se defiende para alertar de no mezclar el yogur y con naranjas es que el zumo de esta fruta es ácido. Según alegan si tomamos ambos juntos, el yogur se cortará por el ácido, y puede sentarnos mal y producir malestar estomacal. No obstante, es una afirmación sin ninguna evidencia científica, pese a que se ha investigado para intentar encontrar la verdad.

Nuestro estómago también contiene sustancias ácidas, por lo que de ser así, los lácteos se cortarían en la digestión. De hecho, la acidez del estómago es mucho mayor que la de la naranja o cualquier otra fruta cítrica. Así que tan solo se basa en un falso mito. Sin embargo, puede haber personas que esta mezcla no la toleren demasiado bien debido a que el zumo pasa más tiempo en el estómago, y puede producir malestar.

Hay que recordar que consumimos leche «cortada» de manera habitual, como en yogures o quesos, por lo que no hay nada que temer. Además, se puede tomar yogur y naranja por separado, que el resultado será el mismo porque coinciden en el estómago.

naranja en un plato de yogur

Cuestión de preferencias

La mayoría de la población tiende a tomar naranja en tres formas: en zumo fresco, en fruta directamente o en refresco de naranja. También está la opción de tomarla en mermelada, aprovechando que la mayor exportación de naranja amarga está en Sevilla. O incluso en chocolates o de forma confitada.

Sin embargo, usar esta fruta en el yogur se convierte en una preferencia algo especial. Los sabores mayoritarios son la fresa, fresa-plátano o natural. Además, hay sabores que no están muy conseguidos para el paladar, por lo que recuerda a jarabes o caramelos cada cucharada que introducimos en la boca. El espacio en las estanterías de los supermercados es muy competitivo, y si no es probable que sea un éxito de ventas o un marcador de prestigio, no lo veremos disponible.

Si realmente quieres conseguir yogur de naranja, lo más recomendable es hacer el nuestro casero. Como hemos visto antes, la mezcla de estos dos alimentos no supone ningún riesgo para la salud. Así que hacerlo en casa puede ser la única opción para este sabor. Y, en el caso de encontrar un yogur de naranja en el supermercado, se recomienda que la fruta esté presente de manera natural y no como aroma.

¡Sé el primero en comentar!