¿La cáscara de plátano es mala para los perros?

Un cachorro de perro con una cáscara de plátano en la cabeza

El plátano es de las mejores frutas que podemos comer, no importa la edad que tengamos. Es fácil de masticar, fácil de digerir, es suave con el sistema digestivo y encima combina a la perfección con multitud de recetas, veganas y no veganas, de hecho, se usa como sustituto de los huevos y de la harina en muchos postres caseros. El plátano también es una fruta apta para perros, pero con la cascara surgen las dudas.

Los perros y los humanos podemos compartir multitud de frutas y verduras, y entre ellas están los plátanos. Esta fruta ha de estar pelada y cortada a trozos pequeños, y lo que es más importante, el plátano debe estar maduro, ya que los plátanos verdes o plátanos inmaduros son muy indigestos para humanos y peligrosos para perros.

El plátano maduro aporta los mismos nutrientes a los perros que a nosotros los humanos. Recordemos que esta fruta aporta proteínas de origen vegetal, hidratos, fibra soluble, hierro, potasio, magnesio, fósforo, vitamina A, B1, B2, B6, B9 y C, entre otros nutrientes importantes.

La piel del plátano no se come

Piel de plátano

Es cierto que por Instagram podemos ver multitud de recetas donde se usa hasta la piel del plátano, pero cuando se trata de perros, lo mejor será que solo le demos el plátano en sí y en rodajas. Eso sí, más de 6 rodajas, no es recomendable para un perro grande.

Por lo tanto, la duda queda despejada, y es que la cáscara del plátano tiene mucha vida útil, después de pelar el plátano, pero desde luego no debería servir como alimento para nuestros canes. Esto se debe a que la piel de esta fruta es muy alta en potasio y en fibra, lo cual puede llevar a nuestro perro a sufrir grabes problemas intestinales, así como otros riesgos.

La piel de esta fruta es dura y difícil de masticar y tragar, así que no es buen idea ofrecerla, ya que podría incluso haber riesgo de asfixia por atragantamiento, tanto en personas como en perros. Además, para más inri, la gran mayoría de frutas con cascara desechable (o no), tienen tratamientos en su exterior.

Es decir, la gran mayoría de frutas que ingerimos tienen ceras, barniz y otros tratamientos (tóxicos y no tóxicos para consumo humano y animal), por el simple hecho de embellecer a la fruta y promover su venta. Por eso siempre se hace hincapié en que la fruta debe lavarse a conciencia antes de ser ingerida, es más, si podemos pelarla la cáscara, mejor.

Podemos hacer la prueba. Cogemos una manzana roja, o de otra variedad y con una cuchilla desechable (limpia) o un cortador de queso, lo pasamos por la superficie de la fruta y veremos cómo se desprende una fina capa blanca. Pues eso es la cera que protege al fruto de los agentes externos como los insectos y ayuda a que la fruta se vea más sana y brillante. Seguro que a partir de ahora lavaremos a conciencia la fruta antes de comerla.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.