¿Es bueno el pan de cristal del Mercadona?

¿Es bueno el pan de cristal del Mercadona?

Sofía Pacheco

El pan de cristal del Mercadona se ha vuelto muy popular, sobre todo por su semejanza con los famosos molletes andaluces. Un pan finito, crujiente y con poca miga, muy sabroso y en un tamaño perfecto para desayunos o cenas ligeras. El pan de cristal se puede usar para ponerle aceite, tomate y jamón, para hamburguesas, para tortillas, para bocadillos saludables con verduras, aguacate y huevo, etc.

Un pan versátil y que se puede comprar en casi cualquier Mercadona por 0,35 euros cada unidad. Su precio, su sabor, sus ingredientes, su poca miga y su tamaño, lo están convirtiendo en el pan del momento.

Este famoso pan de cristal que podemos comprar fácilmente en Mercadona, tiene una historia. Fue creado en Barcelona por Jordi Nomen, un panadero tradicional que en el año 2014 elaboró este pan con la idea de restar miga al bollo tradicional, ya que son muchos los que retiran el migajón porque creen que engorda, o bien porque no les gusta.

Además, el migajón o meollo del pan tiende a absorber todo el sabor, lo cual dificulta la separación de sabores y también aumenta el tamaño del pan, así que no podemos agregar muchos ingredientes o nuestra boca no será capaz de abarcar todos en un solo bocado.

El pan perfecto no existe, ¿o sí?

Una imagen del pan de cristal que se vende en Mercadona

Cada uno de nosotros tiene su pan favorito, seamos conscientes o no de que es un pan saludable, o mejor no volver a comerlo nunca más. Muchas veces hemos dicho que lo más recomendable es un pan de masa madre o aquel en el que se han usado ingredientes integrales al 100%.

El pan perfecto no existe, pero para asegurarnos que compramos un pan saludable lo mejor es comprar el pan en un establecimiento especializado donde sepamos de qué está hecho o aprender a hacer pan de forma artesanal.

El pan de cristal se caracteriza por tener poca miga y ser muy crujiente (de ahí su nombre) sin llegar a estar duro como, por ejemplo, las regañas andaluzas que son cortezas muy sabrosas, pero duras.

A este tipo de pan de cristal también se le conoce como pan de cristal redondo. El adjetivo de redondo se usa porque este panecillo es similar a las chapatas, es decir, exterior crujiente, y un interior sabroso y con muy poca miga.

En Mercadona venden un pan de cristal redondo y sabroso, pero sin ser empalagoso, ya que permite que se diferencien los sabores del relleno del bocadillo o hamburguesa, de un tamaño ideal para cualquier comida o tentempié, muy crujiente (si lo compramos recién hecho) y con poca miga como debe ser.

¿El pan de cristal de Mercadona es una buena opción?

La sección de panadería del Mercadona es bastante amplia y muy admirada entre los clientes, así como su sección de repostería, empanadas y tartas. Con respecto a la panadería, podemos encontrar multitud de panes todos recién hechos y en bolsas de papel (también los hay en plástico).

En concreto el pan de cristal que vemos en Mercadona cuesta unos 0,35 céntimos de euro la unidad y si compramos un kilo no pagaremos ni 5 euros. Cada hogaza pesa casi 80 gramos y podemos usarlo en multitud de platos diferentes.

Este pan de cristal dispone de unos ingredientes bastante aceptables, por ejemplo, hay aceite de oliva y masa madre. La tabla nutricional es oficial y la podemos encontrar en la web de Mercadona:

Tabla nutricional del pan de cristal de Mercadona

Aunque no aparezca en la tabla, el pan de cristal cuenta con 1,1 gramos de fibra alimentaria por cada 100 gramos de producto.

Tengamos en cuenta que cada hogaza de pan de cristal pesa unos 80 gramos, es decir, a esos valores nutricionales habría que quitarle el 20%, pero aun así sería una opción aceptable para un adulto medio que debe consumir unas 2.000 calorías al día.

A los valores de este pan debemos sumarle todo lo que le vayamos a agregar al pan, ya sea aceite de oliva, jamón, hamburguesas, queso, verduras, o incluso crema de chocolate con avellanas, entre otras ricas opciones.