La próxima generación vivirá menos años

En la sociedad actual hay muchos problemas de salud, unos son remediables, otros previsibles y otros llegan a ser mortales. Una investigación ha puesto el foco en el futuro y los resultados pueden resumirse en que la próxima generación tendrá una esperanza de vida menor que la actual debido a los hábitos alimenticios y a la obesidad infantil.

En la Universidad Pública de Navarra han realizado una investigación para volver a resaltar la problemática de los malos hábitos alimenticios en los jóvenes y la tendencia a la obesidad que hay entre los más pequeños de la casa.

Tachan a la obesidad infantil y el sobrepeso como otra epidemia del siglo 21, lo que pasa es que a esta no se le echa tanta cuenta. La OMS lleva 21 años advirtiendo del problema y esta nueva investigación deja claro el futuro que nos espera.

La obesidad infantil le resta años de vida a la próxima generación

La obesidad infantil hará que la esperanza de vida de generaciones futuras disminuya con respeto a las actuales. Tanto es así que se habla con cierta inmediatez, es decir, en la investigación se dice que las consecuencias se notarán a partir de la próxima generación.

En 2019, la fundación Gasol, emprendió una iniciativa para concienciar y reducir la obesidad infantil. Ya por aquel entonces se denominaba epidemia, se hablaba de las consecuencias y de los objetivos que se marcaban.

Una niña sonríe antes de comer un pastel

Ahora, en 2021, el problema persiste. Uno de cada 3 niños de entre 8 y 16 años (en toda Europa) tiene sobrepeso como consecuencia de unos hábitos alimenticios muy malos y donde escasea la actividad física. Según indica, Idoia Labayen, profesora e investigadora de la Universidad de Navarra, el 60% no cumple con el límite de tiempo mínimo que la OMS recomienda dedicar a la actividad física diaria (1 hora).

Tal y como cuenta Idoia Labayen, el exceso de peso es perjudicial a cualquier edad, pero es un tema muy serio cuando se habla de obesidad infantil. Esto se debe a que, «si el sobrepeso comienza en edades tempranas, las complicaciones derivadas de la obesidad infantil aparecerán antes de llegar a la edad adulta».

Hay ciertos factores que propician la obesidad, o que nuestro hijo la tenga, y no solo es el aspecto físico y el peso, también los trastornos endocrinos, algunos medicamentos, la genética, etc.

Ya hay casos de hígado graso en edades infantiles

Al reunir todas sus pruebas y diagnósticos se están dando cuenta de que ya hay fallos en el hígado en edades infantiles. Ellos lo denominan esteatosis hepática, también conocido como hígado graso. Esta enfermedad es grave y surge de la acumulación de grasa en el hígado y provoca diabetes tipo 2. Esos menores quintuplican las probabilidades de ser diabéticos a lo largo de su vida y también de sufrir problemas cardíacos.

Un grupo de adolescenteas mirando su móvil

Idoia Labayen cuenta que han descubierto que las horas de actividad física en los colegios han sido reducidas y las costumbres a la hora de divertirse también han cambiado. Continúa diciendo que, en parte, esta situación se debe a los ingresos en la unidad familiar, cuanto más humilde sea la familia, peor será su alimentación.

Nosotros creemos que la mala alimentación juega un papel clave y que al menos se compensar el riesgo por esa parte, pero sigue siendo más aceptado (socialmente) comprarle un dulce de bollería industrial a un niño que dos plátanos.