¿Nutri-Score ha afectado a las ventas tal y como se esperaba?

Todos conocemos Nutri-Score y la polémica que sigue habiendo meses después de su colocación en todos los productos y supermercados. Un semáforo nutricional que no es del todo justo y que a veces beneficia a quien no debería. Sin ir más lejos, según Nutri-Score, el aceite de oliva virgen extra es malo casi tanto como el Kinder Bueno.

Dejando un poco de lado la polémica y lo poco que convence este sistema de valoración nutricional, hay algo que sí nos interesa y es saber si ha afectado o no a las ventas. La finalidad de Nutri-Score es mejorar la alimentación de los consumidores y para eso se colocó en España, pero la realidad no ha sido del todo como se esperaba.

Eroski ha realizado un breve estudio en el que muestra si el semáforo nutricional ha afectado en las ventas o no. Debemos decir que el resultado no nos ha sorprendido, porque para que alguien cambie sus hábitos alimenticios hay que tocarle el bolsillo con severas subidas de precios, que se vea cómo afecta a la salud realmente o que haya un bulo que prohíba comer X alimento.

Un semáforo no impone lo suficiente para que se reduzcan las ventas de los ultraprocesados y menos si se depende de Nutri-Score. El mismo que tacha el aceite de oliva como insano, cuando es de los alimentos más saludables que podemos tomar a diario.

Nutri-Score no ha afectado tanto a las ventas

Según Eroski, aquellos productos que están valorados como A, B y C han aumentado o mantenido sus ventas, y aquellos que están en D y E han disminuido sus ventas. Los motivos son obvios, pero a pesar de esto, el semáforo nutricional no ha sabido acertar tanto como se esperaba.

Eroski pone de ejemplo los cereales de desayuno que están dentro de la zona verde y amarilla del semáforo, esos son los que han mantenido o mejorado sus ventas, y los que están en la zona roja han perdido clientes. Lo mismo pasa con las pizzas congeladas, los helados y las bebidas refrescantes.

Ejemplo de Nutri-Score según Eroski

En lo que respecta a los efectos negativos de los productos saludables marcados por Nutri-Score como no recomendables (zona roja), véase el caso del aceite de oliva, las ventas no se han visto perjudicadas, e incluso han mejorado a pesar del semáforo nutricional.

Eroski comenta que el consumidor ha seguido eligiendo el aceite de oliva como un producto habitual en su cesta de la compra y que este cambio no ha supuesto un problema.

A la gran pegunta: ¿de verdad funciona Nutri-Score? Eroski comenta que los efectos del etiquetado solo han demostrado que aquellos productos con A, B y C se venden más que los de la zona roja, pero que los consumidores no tienden a hacer cambios drásticos.

Es decir, si alguien va a comprar Coca Cola, le da igual que esté en rojo, alguien que sabe lo perjudicial que es esa bebida azucarada, no le achanta un etiquetado de colores. Pero sí es cierto que hay quienes buscan un sustituto con mejor calificación en el etiquetado de Nutri-Score.

¡Sé el primero en comentar!