Crean una nueva variedad de arroz «lunar»

El arroz de la Luna ya es una realidad, aunque será mejor que expliquemos paso a paso cómo se ha logrado esta nueva variedad y cuándo se podrá comercializar. Aparentemente es un arroz normal, pero esas semillas han viajado más que todos nosotros porque han estado en el Espacio durante 23 días y han estado en la Luna.

La sobreexplotación del planeta está llevando a la humanidad a un caos absoluto donde dentro de no muchos años habrá escasez de alimentos, es por esto por lo que ahora mismo multitud de científicos están trabajando para encontrar una solución. La idea es crear alimentos de gran tamaño para abastecer a la población, así como crear comida y bebida en laboratorios para paliar la escasez de animales, frutas, verduras, semillas, legumbres y agua que habrá dentro de unos años por el cambio climático.

Dentro de toda esta maraña aparece una nueva variedad de arroz blanco extraterrestre, literalmente, porque ha estado fuera de la Tierra durante casi un mes en una misión espacial china en 2020. La sonda lunar Chang’e-5 estuvo 23 días en el espacio en una misión de ida y vuelta a la Luna.

40 gramos de arroz expuestos a radiación espacial

Así es la nueva variedad de arroz que han creado un grupo de científicos de la Universidad Agrícola del Sur de China. En la sonda lunar Chang’e-5 que hizo un viaje de ida y vuelta a la Luna, viajaron 40 gramos de arroz y éstos fueron expuestos a radiaciones cósmicas.

El viaje duró 23 días del mes de noviembre de 2020, a su regreso, las semillas de arroz fueron entregadas a un grupo de científicos. Las semillas fueron plantadas, y tras 4 meses han sido recolectados los primeros granos de las 2.000 plantas de arroz espacial.

La Universidad Agrícola del Sur de China se ha encargado de su recolección y empaquetado. Informan que cada grano mide un centímetro de largo, aproximadamente, pero aún no se pueden comercializar.

Como hemos dicho antes, los 40 gramos de semillas que viajaron en la sonda lunar fueron expuestos a radiaciones cósmicas, por lo que antes de consumir ese arroz ya cultivado y cosechado, las autoridades sanitarias han de asegurarse de que no supone ningún riego para la salud de sus habitantes.

Hasta dentro de 4 años no lo probaremos

El arroz espacial deberá permanecer en pruebas durante unos 3 o 4 años. De todas las semillas que se han recolectado, solo las mejores serán plantadas de nuevo y esta vez en un laboratorio para controlar cada mínimo avance.

Solo así se crearán nuevas variedades donde se conseguirá un grano de arroz de gran tamaño y excelente calidad, tras un proceso de eficiencia de cultivo. Pero para llegar ahí, toca esperar unos cuantos años, ya que las autoridades sanitarias han de asegurarse de que esas radiaciones cósmicas no afectan a la población.

No se descarta que este experimento se siga haciendo en cada misión espacial que se lance a partir de ahora, sino que pueden llegar incluso a plantar en el Espacio. Teniendo en cuenta que en la Estación Espacial Internacional siempre hay habitantes de larga duración, se podría crear un programa para cultivar allí semillas con el fin de regenerar la alimentación de los astronautas y abaratar los costes de las misiones.