Este es el motivo que impide a los niños comer miel

Puede que sí lo sepamos, o puede que no, pero los menores de edad no pueden comer miel. El motivo es claro y venimos a explicarlo aquí. Es un alimento rico en vitaminas que ayuda a nuestro organismo en multitud de funciones, y todos podemos comerla, aunque no se considera vegano.

La miel suele saltar a la palestra cada cierto tiempo y es que hay mucha confusión con ella. Están los detractores que odian este producto, y hay quienes adoran este alimento y lo usan casi todos los días en sus postres. El problema que hay actualmente con la miel es que solo hay mieles artificiales y muy pocas de las que están a nuestro alcance son de verdad. Es por esto por lo que siempre recomendamos leer las etiquetas, además como truco extra, la miel pura es espesa y no se caería si la cogemos con un dedo.

Volviendo al tema de los niños, suena un tanto contradictorio, ya que la miel tiene propiedades que ayudan al desarrollo y crecimiento de los menores, e incluso ayuda en procesos catarrales, al igual que a nosotros los adultos, por lo tanto… ¿qué les impide comerla?

La respuesta es el botulismo, una enfermedad que proviene del Clostridium botulinum y que se encuentra en alimentos en mal estado como embutidos y conservas, pero también aparecen en la miel. Al saber esto, la pregunta es, ¿por qué no afecta a los adultos? y la otra gran duda, ¿por qué hay cereales infantiles con miel?

Una niña pequeña comiendo miel natural

La miel está prohibida hasta los 12 meses

El motivo por el que los menores de 1 año no pueden comer miel es porque puede contener esporas de la bacteria Clostridium botulinum. Estas esporas viajan por todo el sistema digestivo del niño y se aloja en el intestino, allí liberan la toxina y consiguen paralizar los músculos del bebé. Es una situación grave que ha de ser atendida de inmediato en un hospital.

Algunos de los síntomas de botulismo infantil son: estreñimiento, respiración ralentizada, succión debilitada, parálisis, insuficiencia respiratoria, llanto con poca potencia, aturdimiento, ojos semicerrados, falta de reflejos, pérdida del control de su cabeza, etc.

A los adultos no nos afecta el hecho de comer miel, puesto que el botulismo se presenta principalmente en menores de entre 6 semanas y 6 meses de edad. Es por esto por lo que se recomienda no dar este tipo de alimentos a los niños menores de un año (según la OMS). Es más, muchos expertos recomiendan no ofrecer alimentos que puedan estar en mal estado o incluso miel a palo seco antes de los 6 años de edad.

Entonces, ¿por qué hay cereales de miel para niños? Pues muy sencillo. Se pueden consumir estos cereales porque han sido tratados a altas temperaturas eliminando todo rastro de esas posibles y peligrosas esporas.

Ahora ya sabemos por qué no deberíamos darle este oro líquido a nuestros hijos, sobrinos o menores que tenemos a nuestro alrededor por mucho que nos insistan al ver que nosotros lo mezclamos con nuestras tortitas, frutas o yogures.

¡Sé el primero en comentar!