¿Cuántas proteínas tiene el jamón serrano?

¿Cuántas proteínas tiene el jamón serrano?

Carol Álvarez

El jamón serrano es uno de los alimentos estrellas de la alimentación española. Pocos reniegan de esta carne para desayunar, picotear o tomar después de un fuerte entrenamiento; y no es de extrañar teniendo en cuenta su contenido de proteínas.

La tradición de comer jamón serrano se remonta a los tiempos del Imperio Romano, cuando se curaban jamones en algunas zonas de la península. Este alimento tiene un valor nutricional muy alto y se recomienda para la prevención de diversas enfermedades. Pero, ¿realmente es una buena fuente de proteínas?

Contiene un 30% de proteína

Tiene un alto contenido en proteínas, grasas monoinsaturadas, vitaminas y minerales; a la vez que está exento de hidratos de carbono y azúcares añadidos. Desde un punto de vista nutricional, el jamón serrano tiene propiedades muy beneficiosas. Es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico, que contiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita pero que no produce por sí solo.

Contiene 30 gramos de proteína por cada 100 gramos de jamón (un 30%), que es el doble de lo que encontramos en la carne magra. Esto se debe a su proceso de curación. Este alto contenido de proteínas es beneficioso para la densidad ósea y la fuerza muscular. Pero hay que tener en cuenta su valor energético (160 calorías por cada 100 gramos de jamón), ya que el proceso de curación reduce a la mitad el número de calorías.

Pese a la creencia popular, el jamón serrano es rico en vitaminas del grupo B, B1, B2 y B6, que ayudan a mantener la integridad de los huesos. También contiene hierro, fósforo, magnesio, potasio y zinc que, junto con el calcio, son elementos esenciales para la mineralización ósea y que trabajan para proteger nuestra estructura ósea.

El consumo regular y moderado de jamón serrano puede prevenir y/o retrasar la aparición de osteoporosis por su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Por ello, deberíamos incluir el jamón serrano como parte de nuestra dieta para evitar o retrasar la aparición de una serie de enfermedades o padecimientos. Sin embargo, la dosis diaria debe controlarse por la ingesta de grasas y sal.

proteínas jamon serrano

Control de la grasa y la sal

A pesar de que el jamón serrano es proteico y muy beneficioso para la salud, hay que tener en cuenta la cantidad de sal que contiene. De hecho, aporta 5 gramos de sal por cada 100 gramos de jamón. Es una cantidad muy elevada para consumir sin control o de manera asidua.

Además, tiene un contenido graso muy equilibrado (15 gramos por cada 100 gramos de jamón), ya que casi la mitad de los ácidos grasos que se encuentran en el jamón serrano son monoinsaturados (ácido oleico), lo que significa que ayudan a producir HDL (colesterol bueno). Por otra parte, también parece proteger frente a enfermedades cardiovasculares. Hay estudios que muestran una relación positiva entre el consumo de grasas monoinsaturadas y la densidad ósea.

¡Sé el primero en comentar!