¿Es mejor comprar queso rallado o rallarlo en casa?

Es mucho más fácil comprar una bolsa de queso rallado en el supermercado, sobre todo cuando no somos muy expertos en cocina o tenemos el tiempo justo. Sin embargo, muchos expertos afirman que es mejor triturarlo en casa.

Mientras estás en el supermercado cogiendo ingredientes para tu receta estrella, llegas al pasillo de productos lácteos… y aparece la duda. La receta requiere queso rallado, pero ¿deberíamos comprar un bloque entero o una bolsa del tipo rallado? ¿Existe alguna diferencia notoria como para decantarnos por uno u otro? Los más sibaritas y con un paladar exquisito aseguran que son muy distintos.

El queso rallado en casa sabe mejor

No es una impresión nuestra. Como el queso recién rallado no contiene conservantes ni productos químicos agregados, tendrá un sabor más fresco y cremoso. Además, está rallado en ese mismo instante y cuando contiene menos aditivos siempre es una opción más saludable. En los tipos rallados de supermercado se pueden apreciar motitas blancas, que forman parte de esos conservantes.

También te darás cuenta de que no existen todos los tipos de quesos rallados, por lo que la variedad es muy escasa para las recetas. Sin embargo, si decidimos hacerlo en casa, cualquier tipo puede ser introducido en la receta. Siempre que se pueda desmenuzar sin perder su forma, claro. En este caso, ni la burrata ni el queso roquefort serían buenas opciones.

Por otra parte, el queso rallado previamente contiene conservantes, como el almidón de patata y la natamicina, encargados de evitar que los trozos se aglutinen en la bolsa. Eso también significa que no se derriten demasiado bien cuando se cocinan. El queso recién rallado carece de esos aditivos, por lo que la salsa resultará menos grumosa y mucho más suave.

Y para aquellos que prefieren no añadir más hidratos de carbono en la dieta, la opción de rallado en casa es mucho mejor. Algunos quesos rallados contienen celulosa y carbohidratos añadidos. La celulosa es una fibra vegetal que se suele incluir en los alimentos para agregar textura y crear volumen. Aunque se dice que estas fibras son inofensivas, agregan carbohidratos innecesarios al queso rallado.

queso rallado a mano

Rallar el queso en casa es más económico

No dejes que el precio de un bloque de queso de 250 gramos te convenza para comprar una bolsa de queso de 250 gramos. En realidad obtendrás más queso de un trozo de queso del mismo peso. Las cosas trituradas en realidad cuestan más, ya que estamos pagando por la trituración. Esa bolsa de queso rallado viene con un «cargo por conveniencia». Así que comprar un trozo es una opción mucho mejor para cualquier persona con un presupuesto limitado o que busque sacar el máximo partido a su dinero.

Además, todos aquellos que quieran una sesión extra de entrenamiento de brazos, usar el rallador «tonificará» esos tríceps y bíceps. Pero ten en cuenta que no todos los quesos pre-rallados son iguales. Si debes optar por la opción de rallado previo, fíjate si el supermercado lo ralla en el propio establecimiento. Estas opciones más frescas generalmente tienen menos conservantes y funcionarán mejor que las en bolsas súper procesadas.

¡Sé el primero en comentar!