¿Es bueno comer plátano por la noche?

¿Es bueno comer plátano por la noche?

Sofía Pacheco

El plátano es una fruta muy fácil de comer, ya que tan solo hay que pelarlo con un dedo y empezar a darle bocados, pero lo cierto es que no es una fruta libre de polémicas como le pasa a las fresas o los arándanos. El plátano es alto en carbohidratos, por eso no está del todo permitido en la dieta keto, aunque eso no le resta valor nutricional. Entonces, ¿es buena idea comer plátano antes de dormir?

El plátano es de las pocas frutas que es capaz de unir a diferentes generaciones, desde niños hasta ancianos, por su fácil masticación y digestión, pasando por su sabor y lo accesible que es, tanto por su precio como por el hecho de que podemos comérnoslo sin más en cualquier lugar.

Mucha gente toma siempre fruta de postre, y aunque a veces tendemos a elegir melocotón, fresas, arándanos, uvas, kiwi, piña, etc. hay quienes eligen un plátano. En la cena, es bueno tomar algo de fruta, y si nos decantamos por los plátanos de Canarias o la banana, debemos saber que estamos dando de pleno en la diana.

En la cena es conveniente tomar alimentos ricos en triptófanos para descansar adecuadamente y evitar así esos molestos periodos de insomnio ocasional. Un mal descanso da como resultado un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, ansiedad, diabetes, colapso cerebrovascular, etc.

Una mujer cortando un plátano

Un plátano por la noche reduce el insomnio

Hay días que nos cuesta dormir, aunque hayamos entrenado, hayamos comido bien, y estemos sanos. Pero por un motivo u otro nuestra cabeza no para y decide dejarnos despiertos hasta bien entrada la madrugada.

Es aquí donde entra el poder de los plátanos de Canarias o las bananas, ya que ambos tienen nutrientes que estimulan la serotonina y la melatonina. El magnesio y el potasio ayudan a relajar los músculos y el sistema nervioso, por lo que apoyan la relajación total y fomentan el buen descanso. Con esto conseguimos relajarnos y dormir, diciéndole adiós al insomnio ocasional.

Cabe destacar que no debemos comer nada, al menos hora y media antes de tumbarnos a dormir, de lo contrario la mala digestión podrá impedirnos descansar. El plátano por la noche siempre ha sido tachado como una fruta que dificulta la digestión, pero no es del todo cierto. Los almidones impiden que el estómago se inflame y mejora también la salud de nuestros intestinos.

Un plátano y algo más

Para potenciar los efectos relajantes, podemos mezclar el plátano de Canarias o la banana con algún tipo de lácteo, como yogur griego natural sin azúcar. También es buena opción la mantequilla de cacahuetes (sin azúcar y lo más natural posible), ya que tiene un alto contenido de triptófano y eso combina a la perfección con el plátano ayudándonos a conciliar el sueño.

Algo similar le pasa al kiwi, que nos ayuda a regular la serotonina. Este neurotransmisor nos ayuda a regular la temperatura corporal, el apetito, la lívido, los estados de ánimos y las emociones, así como el sueño mediante la ingesta de alimentos ricos en triptófano.

¡Sé el primero en comentar!