¿La piel del kiwi se puede comer?
Carol Álvarez

El kiwi es una fruta nutritiva y agridulce. Tienen una piel marrón peluda, pulpa verde o amarilla vibrante, pequeñas semillas negras y un núcleo blanco tierno. Todos comemos su interior, ¿pero es posible comer la piel del kiwi?

Aunque a muchas personas le encantas estas frutas, existe cierta controversia sobre si se debe comer la piel o no. Técnicamente, la piel es comestible, pero a algunas personas no les gusta su textura peluda.

La piel del kiwi es nutritiva

Sí, la piel es comestible y muy rica para el organismo. Las pieles de los kiwis contienen una alta concentración de nutrientes, especialmente fibra, ácido fólico y vitamina E.

La fibra es ese nutriente crítico alimenta las buenas bacterias que viven en el intestino. Las dietas ricas en fibra están relacionadas con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes. El folato es un nutriente especialmente importante para el crecimiento y la división celular, y puede ayudar a prevenir los defectos del tubo neural durante el embarazo.

Por otro lado, la vitamina E es soluble en grasa y tiene fuertes propiedades antioxidantes. Ayuda a mantener las células saludables al prevenir el daño de los radicales libres.

Comer la piel del kiwi puede aumentar el contenido de fibra en un 50%, aumentar el folato en un 32% y aumentar la concentración de vitamina E en un 34 %, en comparación con comer solo la pulpa. Como muchas personas no consumen una cantidad suficiente de estos nutrientes en sus dietas, comer kiwis con piel es una manera fácil de aumentar su consumo.

piel del kiwi comestible

¿Cómo se come?

Si queremos comer la piel del kiwi, buscaremos frutas más pequeñas, ya que tienden a tener una piel más tierna que las variedades más grandes. Aunque los verdes son la variedad más vendida, los dorados tienen pulpa amarilla dulce y piel sin pelusa. Se aconseja buscarlos con piel suave y sin imperfecciones, y que ceda ligeramente cuando se presiona. Si el kiwi está extremadamente firme, no está maduro, pero si se siente blando, está demasiado maduro.

Algunas investigaciones sugieren que los kiwis orgánicos pueden tener más antioxidantes que las frutas cultivadas convencionalmente, por lo que es posible que prefiramos elegir los orgánicos cuando estén disponibles.

Se recomienda lavar el exterior del kiwi antes de comerlo para eliminar la suciedad, los gérmenes o los pesticidas. Remojemos la fruta durante 15 minutos en una mezcla de bicarbonato de sodio y agua puede ayudar a eliminar más residuos que enjuagar solo con agua.

Los kiwis normalmente se consideran bajos en residuos de pesticidas, pero lavarlos sigue siendo una buena idea ya que la fruta puede haber recogido otros contaminantes durante el procesamiento, el envase o el transporte.

¡Sé el primero en comentar!