Comer solo 30 gramos de chocolate 85% triplica la felicidad

Muchos de nosotros buscamos un trozo de chocolate cuando nos sentimos deprimidos, sin reparar en el tipo de cacao que estamos tomando. Pero según un nuevo estudio, unos pocos gramos de chocolate negro del 85% pueden ser suficientes para levantarnos el ánimo.

Los investigadores en Corea han descubierto que los adultos sanos que comían un total de 30 gramos de chocolate negro al 85 por ciento al día eran más felices, en comparación con los adultos sanos que comían una versión con menos cacao o nada de chocolate. Treinta gramos es aproximadamente un tercio de un rectángulo de 100 gramos de tableta que se puede encontrar en los supermercados.

Mejoras del humor relacionadas con el intestin0

Se piensa que las mejoras en el estado de ánimo estaban relacionadas con cambios en el intestino por comer chocolate. Sin embargo, los beneficios se obtuvieron solo al comer el que contiene un 85 por ciento de cacao, que no son las versiones populares de chocolate con leche como Cadbury y Nestlé. Estos, en cambio, deben consumirse con moderación.

Los productos con un alto porcentaje de cacao tienden a ser mejores para la salud porque contienen menos azúcar, grasa y otros aditivos. El cacao, que se utiliza en la producción de chocolate, es rico en fibra, hierro y fitoquímicos. Estos son unos compuestos químicos poderosos que se encuentran en las plantas. También son conocidos por apoyar el sistema inmunológico y reducir el riesgo de enfermedades como cáncer, demencia, artritis, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

El nuevo estudio fue realizado por investigadores del Departamento de Alimentos y Nutrición de la Facultad de Ecología Humana de la Universidad Nacional de Seúl. Hasta ahora, se ha sabido poco sobre los efectos emocionales de la ingesta diaria de chocolate negro. «El chocolate negro ha sido reconocido durante mucho tiempo por sus propiedades que alteran el estado de ánimo«, dicen en su artículo de investigación. Sin embargo, la evidencia sobre los efectos emocionales de la ingesta diaria de chocolate negro es limitada.

Este es el primer estudio que proporciona evidencia de que el consumo de chocolate amargo influye en los estados fisiológicos y psicológicos. Para el estudio participaron 46 participantes, que consumieron 30 gramos al día de chocolate con 85% de cacao, chocolate con 70% de cacao o nada de chocolate durante tres semanas.

Los estados de ánimo de los participantes se midieron utilizando una escala psicológica. Esta consta de 20 adjetivos que indican estados de ánimo positivos o negativos. Se pidió a los participantes que calificaran sus sentimientos en una escala de uno (muy levemente o nada) a cinco (extremadamente) para cada adjetivo. Para evaluar la asociación entre los efectos que alteran el estado de ánimo del chocolate amargo y la microbiota intestinal, también se analizaron las heces de los participantes.

chocolate negro con almendras en onzas

Chocolate con 85%, el único con beneficios

El estudio encontró que el consumo de chocolate amargo redujo los estados de ánimo negativos en el grupo de personas que consumieron con 85 por ciento de cacao, pero no en el grupo del 70 por ciento. Las muestras fecales mostraron que la diversidad microbiana intestinal fue mayor en el grupo de cacao del 85 por ciento que en el grupo de control.

El grupo del 85 por ciento tenía niveles más altos de Blautia, un tipo de bacteria intestinal, que se asoció significativamente con cambios positivos en las puntuaciones del estado de ánimo. Es posible que el efecto de alteración del estado de ánimo por parte del chocolate del 85% esté dado por cambios en la diversidad y abundancia de bacterias intestinales.

Investigaciones anteriores han demostrado que la microbiota de los controles sanos tiene más Blautia en comparación con los pacientes con trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia. Los estudios han demostrado que la diversidad bacteriana reducida aumenta la susceptibilidad a varias enfermedades. Entre ella se incluye la enfermedad inflamatoria intestinal, el trastorno depresivo mayor y el trastorno de ansiedad.

¡Sé el primero en comentar!