¿A qué temperatura se debe tomar el café?

¿A qué temperatura se debe tomar el café?

Carol Álvarez

Tomar café por la mañana puede ser un deporte de alto riesgo cuando se trata de dar el primer sorbo. Quizá las prisas por llegar al trabajo o las ganas de desayunar en el bar nos hacen mojar los labios es una ardiente taza. No serás el primero ni el último que se quede con un paladar quemado durante un par de días, ¿pero cuál es la temperatura perfecta para el café?

«Café caliente» es otro de los anuncios más esperados cuando llega la época del frío. Todos hemos visto señales como esta, pero, si eres como yo, te habrás preguntado si «muy caliente» es realmente la mejor temperatura para esta bebida. Contrariamente a la creencia popular, el café demasiado caliente como para chamuscar tus papilas gustativas no es apto para beber. Si quieres conocer cuál es la temperatura adecuada para servir el café, ¡te lo contamos!

La temperatura varía al prepararlo y al servir

Aunque parezca algo raro o ilógico, lo cierto es que los grados de preparación del café son diferentes a cuando damos el primer sorbo en la taza. Teniendo en cuenta que McDonalds tuvo que pagar más de medio millón de dólares porque una persona demandó al estar demasiado caliente su café (90-96°C), no hay muchas bebidas preparadas con tales consideraciones.

Sin embargo, tampoco es de buen gusto dar un sorbo y encontrar que está templado o frío. Hay cafeterías que usan algunas temperaturas de preparación ridículamente bajas. Esto implica que, a pesar de que su temperatura de es buena, la de preparación se encuentra por debajo de lo recomendado por los baristas.

Aunque el café se puede consumir en un amplio rango de temperaturas, el rango para prepararlo es relativamente estrecho. Los posos de café deben estar a temperatura ambiente y el agua debe estar entre 90-96°C. Cuando el agua está por encima de 96ºC, puede quemar los granos y crear un sabor quemado. Cuando está por debajo de 90ºC, el café preparado se extraerá insuficientemente.

Quizás la única conclusión a la que podemos llegar es que siempre que el café no esté tibio ni hirviendo, la temperatura de servicio correcta para cada persona depende de sus preferencias de sabor únicas. No obstante, teniendo en cuenta que no es lo mismo prepararlo que servirlo, es normal que la temperatura del agua sea elevada para nuestro paladar. Además, habrá que tener en cuenta también el tipo de café que usemos, tanto si es torrefacto como mixto o natural.

taza de cafe

El café no debe pasar los 60ºC

Cuando el café se bebe a una temperatura superior a los 65ºC, es difícil saborear el café en sí. El calor domina los sabores de esta bebida. Algunas personas disfrutan de cómo la sensación del café hirviendo los calienta, sin embargo, nuestras papilas gustativas no son capaces de identificar los matices finos a estas temperaturas.

Pero, a pesar de que realmente no existe una respuesta exacta por parte de la ciencia, hay algunas guías preestablecidas para ayudarte a encontrar la temperatura perfecta:

  • Para aquellos que prefieren las notas redondeadas, dulces y amargas de café, será mejor consumirlo dentro del rango de 68-79°C.
  • Pero si preferimos disfrutar de una taza más brillante, más nítida, y más ácida, el objetivo debe estar dentro del rango de 48-60°C.
  • Por último, si te importa más la sensación de calor del café caliente que el sabor, una taza dentro del rango de 82-85°C sería lo mejor en este caso.

Independientemente de la manera en la que te guste saborearlo, asegúrate de que el café se mantenga caliente, porque recalentarlo puede arruinar su sabor.

¡Sé el primero en comentar!