¿Puede el café perder cafeína con el paso del tiempo?

Con los zumos de frutas estamos acostumbrados a escuchar que se deben tomar cuanto antes para que no se evaporen las vitaminas. ¿Ocurre lo mismo con el café? ¿Debemos tomar solo el recién hecho para que no se pierda cafeína?

La cafeína no se evapora

La cafeína es un alcaloide con alta capacidad antioxidante, teniendo un efecto superior al del ácido ascórbico. Los alcaloides son sustancias de origen vegetal que tienen un carácter básico y un sabor amargo, estando presentes como defensa frente a insectos y animales depredadores.

La cafeína es inodora y tiene un sabor amargo muy característico. Su principal función es la protección contra plagas, ya que esta sustancia es tóxica para la mayoría de las especies de plagas y actúa como pesticida natural. También sirve para proteger al café de la competencia con otras plantas. Una vez que las hojas y los granos caen al suelo, liberan pequeñas cantidades de cafeína directamente en el suelo, evitando el crecimiento de otras plantas silvestres en el área, ya que la cafeína actúa como un inhibidor para otras plantas silvestres.

Pero ante la pregunta que nos hacíamos antes, el café no pierde cafeína con el tiempo. La cafeína del café no se evapora y, de hecho, dura mucho tiempo. Lo que el café pierde con el tiempo es su aroma y sabor. Porque los compuestos responsables de estas características son volátiles y acaban perdiéndose cuando se almacenan durante mucho tiempo, sobre todo si no se almacenan correctamente, expuestos a la luz y en recipientes cerrados.

la cafeina se evapora

¿Se puede beber café caducado?

En principio no pasa nada por beber café caducado. Si el café se ha almacenado correctamente, no hay mucho problema en beber el café caducado, solo debemos verificar que el café no tenga características diferentes, como la presencia de moho o un olor extraño.

No hay que preocuparse de enfermar por tomar café caducado, lo único que pasa es que el café pierde aromas y sabores por el tiempo que lleva guardado. En algunos casos, si el producto permanece cerrado, puede durar varios años con las mismas características. La fecha de caducidad se refiere al tiempo durante el cual se puede disfrutar de la máxima calidad y sabor del café, pero se puede seguir utilizando café que haya pasado esta fecha, siempre y cuando se haya almacenado correctamente, no haya ningún agujero en el paquete y no señal de deterioro.

Además, la forma en que almacenamos el café también influye en si aún es seguro beberlo o no. Por ejemplo, los granos de café pueden durar hasta 6 meses si se almacenan correctamente. Este tiempo varía según varios factores, como las técnicas utilizadas durante el tostado de los granos, el procesamiento de los granos de café y las condiciones de almacenamiento.

Además, después de ser molido, el café dura aproximadamente 1 mes en bote cerrado, aunque 2 semanas después empieza a perder algunas características sensoriales. Los granos de café, si se almacenan bien, pueden durar varios años, a veces incluso algunas décadas.

Se recomienda mantener el café y sus posos alejados de la humedad, ya que es la humedad la que hace que proliferen los microorganismos. Debemos mantenerlo alejado del frigorífico ya que tiene mucha humedad y si esa humedad entra en el café, seguramente se pondrá malo.

¡Sé el primero en comentar!