Llevas reciclando mal toda la vida y no lo sabías

Llevas reciclando mal toda la vida y no lo sabías

Sofía Pacheco

La costumbre de reciclar y separar los desechos lleva entre nosotros varias décadas, pero siendo sinceros… Lo estábamos haciendo mal. Los contenedores se dividen por colores y en cada contenedor va un tipo de desecho o basura, pero a veces no es tan fácil distinguir dónde va cada cosa. Es por esto por lo que hemos decidido crear una especie de guía o resumen para tener más claro en qué contendor va cada desecho y poder reciclar adecuadamente.

Para empezar, queremos decir que reciclar es importantísimo, pero realmente solo el 25% de todo el plástico que llega al contendor amarillo es reciclado. En base a esto queremos hacer un llamamiento a la reducción de plástico de un solo uso y aprender a reducir su compra para no producir un exceso de desechos cada semana. Toda esa basura contamina nuestras tierras, aguas subterráneas, ríos, mares y océanos.

Podemos ir a hacer la compra con bolsas de tela, carrito, bolsas reutilizables, en lugar de coger bolsitas para los dulces o la fruta y la verdura, usar bolsas de malla o tela. Son opciones que nos harán reducir la cantidad de desechos semanales y, por ende, el número de veces que tenemos que tirar la basura, tarea engorrosa que a nadie le gusta. Buen para el planeta y bueno para nosotros.

Contenedor marrón: para orgánicos

Un contenedor que, para empezar, no está en todos los distritos, ni ciudades, ni comunidades. Es como un Pokémon legendario, cuesta mucho encontrarlo y cuando lo vemos nos entran los nervios por aprovecharlo.

Aquí, siendo realistas, solo van aquellos desechos que pueden usarse para compost y que finalmente serán utilizados como fertilizantes o como generador de energía limpia. Entre los restos que debemos depositar aquí tenemos:

  • Frutas en descomposición.
  • Pieles de frutas.
  • Espinas y restos de pescados o carnes.
  • Cascaras de huevo.
  • Plantas.
  • Posos de café.
  • Bolsitas de té.
  • Servilletas usadas.
  • Verduras crudas o cocinadas.
  • Mariscos, crudos o cocinados.
  • Pastas y arroces, crudos o cocinados.
  • Pan.
  • Papel higiénico.
  • Hierbas.
  • Restos de comidas, incluso de animales.
  • Semillas y frutos secos.
  • Legumbres y cereales crudos o cocinados.

Baura orgámica que va al contenedor marrón o al gris

Contenedor gris: restos

Este es el que se confunde con el contendor de orgánicos, pero no es lo mismo. El gris es el de restos, así sin más. Es decir, para todos aquellos desechos que no pueden ser reutilizados. Como hemos visto, en el apartado anterior, esos desechos tenían una utilidad, pero todo lo que entra al contendor gris, no.

Aquí hay mucha confusión ya que muchas veces vamos a tirar un juguete de plástico y lo tiramos al amarillo, o una servilleta y lo llevamos al de papel, o un vaso de cristal roto o un plato de cerámica roto y lo llevamos al de vidrio. NO, graves errores que tienen repercusión en el futuro.

En el gris solo se tiran este tipo de desechos:

  • Juguetes (animales y humanos).
  • Chupetes y biberones.
  • Toallitas infantiles y desmaquillantes.
  • Utensilios de cocina.
  • Pañales.
  • Objetos de cerámica.
  • Compresas y tampones.
  • Papel higiénico y servilletas usadas.
  • Arena de gato y heces de animales.
  • Polvo de barres o de la aspiradora y pelos.
  • Colillas.
  • Cubos de basura y barreños.
  • Moldes de silicona.
  • Guantes de goma.
  • Fundas de móviles y tablets.
  • Mascarillas.
  • Capsulas de aluminio de cafeteras.
  • Tapones de corcho.
  • Monederos y carteras.
  • Pañuelos usados.
  • Algodón usado.
  • Tiritas y vendajes.
  • Bastoncillos.
  • Sacapuntas.
  • Restos de podas y jardinería de gran tamaño.

En el caso de no tener un contendor marrón cerca de casa, solo nos queda tirar esos desechos en uno gris. Todo esto se almacena bajo tierra durante décadas, así que se recomienda usar bolsas de plástico biodegradables. Es más, en caso de tirar juguetes, recomendamos donarlo a alguna asociación para que los niños sin recursos también puedan jugar o los perritos y gatitos de una protectora.

Contenedor amarillo: plásticos y latas

El más sencillo, junto con el azul… o no…

Con el contenedor amarillo tendemos a confundirnos, ya que creemos que todo lo que está fabricado en plástico se debe tirar ahí. Y no es así. Por ejemplo, los papales plastificados no van al amarillo, ni los tuppers, ni los bolígrafos, los envases de medicinas (se deben llevar a una farmacia), etc. Además, todo debe ir bien plegado.

En el amarillo debemos depositar todo esto:

  • Botellas y garrafas de agua y aceite.
  • Latas de refrescos.
  • Brik de zumos, leches, cremas, sipas, y demás.
  • Tarrinas de mantequillas y queso de untar.
  • Corcho blanco.
  • Los aros sujeta latas (se recomienda cortarlos con tijeras por si termina nen el mar para no ahorcar a ningún ser vivo).
  • Envoltorios.
  • Bolsas de plástico de supermercados.
  • Botes de limpieza y productos de cosmética.
  • Botes de salsas.
  • Tapas y tapones de plástico y metálicos.
  • Bandejas de papel de aluminio.
  • Papel de aluminio y papel film transparente.
  • Chapas.
  • Las bolsas de basura en las que trasportamos el papel y el vidrio, han de ir al contendor amarillo.
  • Envoltorios de caramelos y chucherías.
  • Cajas metálicas de bombones y galletas.
  • Envases de yogur y sus tapas.
  • Envases de nata montada y aerosoles.
  • Sobres de sopas, cremas, salsas, etc.
  • Bolsas de redecillas de las naranjas, los pimientos, patatas, etc.
  • Latas de conserva.
  • Hueveras de plástico.
  • Platos y cubiertos de plástico desechables.
  • Cajas de plástico de rotuladores, lápices, colores y tal.
  • Latas de pintura.

Una mujer preparando su basura de plásticos para ir al contenedor amarillo

Contenedor azul: papel y cartón

Aquí surgen varias dudas. ¿Por qué los briks van al contenedor amarillo y los papeles plastificados como los de las charcuterías van al contendor azul? Esto es porque no nos vamos a poder a separar el film protector del bote de leche o zumo. Sin embargo, de un papel sí que podemos hacer con las propias manos o con unas tijeras.

En el azul no van los papeles y cartones manchados y usados. Por ejemplo, una caja de pizza, iría al gris la parte manchada y al azul la parte limpia.

En este contenedor de basura se deben depositar los siguientes desechos:

  • Periódicos, libretas, folios, revistas, etc.
  • Papel de regalo.
  • Sobres (sin ventanilla, ésta iría al amarillo).
  • Cajas de cartón sin la cinta adhesiva, ni pegamentos, grapas, etc.
  • Piezas de cartón.
  • Hueveras de cartón.
  • Tubos de cartón del papel higiénico.
  • Envases de cartón, como los paquetes de galletas o cereales.
  • Folletos de publicidad.
  • Bolsas de papel sin el asa.
  • Cajas de cerillas.
  • Papel usado para dibujar sin barniz, ni pintura, ni cola, etc.
  • Cartulina y papel para manualidades limpios.
  • Postales.

Con respecto al papel queremos aclarar algo que a veces no se cumple. Si vamos a tirar papel con datos personales como facturas, contratos, direcciones, recibos bancarios, etc. Debemos destruirlos antes con tijeras o trituradora de papel. De lo contrario, estaremos incurriendo en un delito por saltarnos la ley de Protección de Datos.

Contendor verde: vidrio

El más sencillo de todos. Este contendor se lleva usando relativamente bien desde hace décadas. Sí, lo hemos dicho bien: relativamente. Y es que hay quienes tiran ahí el cristal, como un espejo, cenicero, bombillas, un vaso roto o incluso un plato.

Ya hemos dicho que todo eso va al gris porque no tiene más vida útil y no cuenta con el poder de las 3 erres: Reciclar, Reutilizar y Reducir. Es por esto por lo que al verde solo echaremos lo siguiente:

  • Botellas de vidrio como las cervezas, vino, cava, etc.
  • Tarros de vidrio como los de legumbres, conservas, tomate, mermelada, etc.
  • Frascos de vidrio como los perfumes, cremas, colonia, etc.

Tanto en el plástico como en el vidrio, los desechos deben ir lo más limpios posibles, así que antes de tirarlo a nuestro cubo de basura, recomendamos enjugarlo o sacudirlos para retirar todos los restos orgánico que podamos. De esta forma aumentan las probabilidades de que ese bote o tarro sea seleccionado para ser reciclado.

Una bolsa llena de vidrio para el contenedor verde

Punto limpio

Entramos en la parte interesante y es que, si estamos de limpieza o mudanza, lo mejor es amontonar todo lo que no corresponda a los contenedores explicados anteriormente, y los llevamos a un punto limpio. En el caso de medicamentos, hay que ir a una farmacia, y ellos se encargan.

En el caso de ropa, juguetes, peluches, zapatos, mantas, muebles, colchones, mesas, cunas, sofás, sillas, alfombras, etc. Lo mejor es buscar asociaciones (de animales o personas) a las que les pueda servir lo que nosotros ya no queremos.

A un punto limpio tenemos que llevar todo lo que vamos a decir a continuación:

  • Ordenadores, móviles y tablets.
  • Electrodomésticos de todos los tamaños.
  • Televisores.
  • Reproductores de CD, DVD, VHS, etc.
  • Muebles.
  • Colchones.
  • Pilas.
  • Bombillas y todo tipo de luminarias.
  • Aceite de cocina y de coche.
  • Metales.
  • Piezas de ordenador, coche, muebles, etc.
  • Herramientas.
  • Pinturas.
  • Baterías y cargadores.
  • Batería de automóviles.
  • Radiografías.
  • Escombros.
  • Restos vegetales de podas y desbroces.
  • Objetos decorativos como cuadros, jarrones, espejos, barandillas, pomos, etc.

Al punto limpio también podemos llevar todo lo que tiene cabida en los contenedores, pero debido a su volumen no caben en ellos, o preferimos llevarlos al punto limpio para no estar dando vueltas por el pueblo.