¿Qué es la homeopatía? ¿De verdad funciona?

¿Qué es la homeopatía? ¿De verdad funciona?

Sofía Pacheco

Hoy vamos a tratar un tema un tanto controvertido, y es que la homeopatía sigue dando mucho de qué hablar y enzarza a adoradores y detractores, y a la comunidad médica y científica con los expertos en medicina alternativa. De una forma u otra, para hablar de un tema hace falta conocerlo, al menos mínimamente y la homeopatía va mucho más allá del agua con azúcar removido mil veces.

La homeopatía es bastante antigua, solo que durante unos años salieron varios casos de gente con cáncer y otras enfermedades, más o menos curables (dependiendo del momento en el que se les detectó) que murieron de malas formas por tomar homeopatía en lugar de su tratamiento médico. Incluso casos de niños que terminaron bastante graves en diferentes hospitales de España porque sus progenitores querían curar sus otitis, diarreas o gripes con homeopatía.

Fueron numerosos los casos de investigación sobre la homeopatía entre 2010 y 2015 destapando todo lo que se cocía en esa vertiente de pensamiento donde se renegaba de la ciencia y la medicina moderna y se abrazaba a la medicina alternativa. De hecho, la homeopatía no se considera ciencia, más bien pseudociencia.

¿Qué es exactamente la homeopatía?

Es un sistema de medicina tradicional que lo inventó un médico alemán llamado Samuel Hahnemann a finales del siglo 18. Digamos que es una manera de sanar las 3 bases de la vida, es decir, cuerpo, mente y espíritu (o alma) en un momento determinado cuando los 3 se ven afectados por una enfermedad.

Explicamos esto porque para la homeopatía lo importante no es la enfermedad en sí, sino el conjunto de los 3 pilares de cada ser humano. Por eso a esta medicina alternativa siempre se le ha denominado placebo o agua con azúcar a modo de burla.

Los medicamentos homeopáticos son como las herramientas para que el propio cuerpo se active, se autorregule e inicie su proceso de curación. Lo cual ya está demostrado que, en algunas circunstancias como un leve dolor de garganta, o dolor de cabeza, sí no hacemos nada y estamos tranquilos también se cura rápidamente. Pero no sirve para una otitis, un post operatorio, un cáncer, SIDA, etc.

Una mano llena de pastillas de homeopatía

¿Cómo se hace la homeopatía?

Para lograr el compuesto de homeopatía hay que basarse en dos principios, por un lado, la Ley de los similares y, por otro lado, la Ley de los infinitesimales. Esto se resume de la siguiente forma, la primera ley dice que una sustancia que causa ciertos síntomas en un individuo sano podrá curar al paciente enfermo con esos mismos síntomas.  En el caso de la segunda ley, un remedio se vuelve más efectivo al diluirse. Siendo así más potentes aquellos diluidos al punto de no contener una sola molécula de la sustancia activa.

Esta medicación se consigue usando materias primas naturales y vegetales como frutas, plantas, raíces, flores, cortezas, etc. El resultado final se consigue mediante sucesivas disoluciones en agua o alcohol, de manera que la sustancia original que es la que produce los efectos de la enfermedad queda reducida a una cantidad infinitesimal. Es la unión de las dos leyes que hemos explicado antes.

Realmente para conseguir un medicamento homeopático hay dos métodos, la disolución que es el que hemos comentado en el párrafo anterior y la dinamización que consiste en agitar fuerte y repetidas veces la disolución anterior.

¿Puede curar alguna enfermedad?

Seguro que más de una vez nos hemos preguntado si la homeopatía sirve para algo. Hoy nos hemos propuesto salir de dudas, y es que esta medicina alternativa trabaja sobre el principio que hemos explicado antes y que data de 1810. Desde entonces, los estudios científicos han evolucionado y la ciencia y la medicina ya no son lo que eran ni si quiera hace 5 años. La homeopatía es la única teoría terapéutica que aún se conserva y sigue activa desde su creación en el siglo 18.

Es cierto que hay procedimiento quirúrgicos y medicamentos que llevan décadas siendo iguales, porque es que por más que se ha investigado se han dado cuenta de que es algo prácticamente perfecto y no se puede, o no se debe cambiar.

Pero eso no es lo que le pasa a la homeopatía. Con esta pseudoterapia alternativa se pueden tratar síntomas básicos como tos, dolor de garganta o de cabeza (incluso migrañas supuestamente), resfriados, artritis o asma incluso. Sin embargo, con enfermedades más complejas, el cuerpo humano necesita un extra de ayuda y no solo un efecto placebo o una ayuda ínfima.

En el caso de los animales también existen los medicamentos homeopáticos, pero ahí la idea de tomar algo y que el cerebro crea que nos va a sanar (efecto placebo), no serviría, así que mucho cuidado, ya que la vida de nuestro perro o gato depende únicamente de nosotros.

Recomendamos ponernos en manos de especialistas de verdad que conozcan nuestro caso y que nos quieran ayudar a resolverlo de forma rápida y segura, ya que una enfermedad o una dolencia aguda, no se resuelve sola y puede llevarnos al peor de los desenlaces.

Un vaso de agua y pastillas de homeopatía

¿Qué dice la OMS de la homeopatía?

La OMS ha advertido en numerosas ocasiones sobre el uso de la homeopatía, ya que ellos mismos reiteran que no es una medicina capaz de curar enfermedades graves y con altas tasas de mortalidad como la gripe común, Covid-19, ébola, SIDA, cáncer, tuberculosis, diarrea infantil, etc.

La Organización Mundial de la Salud desacredita a la homeopatía y es que hay infinidad de estudios científicos donde se demuestran abiertamente que esta medicina no tiene validez ni eficiencia. La OMS comenta que no se han encontrado evidencias sobre que la homeopatía tenga algún efecto beneficioso real.

Por lo tanto, queda eliminado su uso en la medicina moderna actual. Y ahora es cuando entran en el debate esos médicos que dicen tener más de 20 y más de 30 años de experiencia con la homeopatía y son homeópatas titulados.

La homeopatía se estudia a través del estudio de las medicinas alternativas y con una formación específica, no se da en la carrera de medicina normal ni en estudios similares. Existen multitud de médicos y veterinarios especializados en homeopatía, pero ya queda en manos de cada uno seguir sus indicaciones o volver a las recomendaciones médicas que tienen base y respaldo científico.