Así puedes hacerte donante de órganos en España

España es un país pionero en la donación de órganos y líder mundial, solo en 2019 hubo 117,4 trasplante por cada millón de población en España. Ser donante de órganos puede marcar la diferencia en nuestras vidas sabiendo que podemos salvársela a alguien cuando nosotros ya no estemos ya aquí, aunque hay una serie de detalles y mitos que queremos aclarar.

La donación de órganos, tejidos, sangre y médula es gratis para los ciudadanos españoles, y un gesto solidario y bondadoso con el que salvar muchas vidas. Los trasplantes más comunes en España son de riñón, hígado y corazón, seguido de pulmón, páncreas e intestinos. En 2019, el 36% de las donaciones de riñón fue de donante vivo y el 19% de los donantes de hígado también eran pacientes vivos.

Muchas veces no nos hacemos consientes de la ayuda que aportamos al donar sangre, médula o hacernos donantes de órganos y tejidos. Hay multitud de niños y adultos que se pasan semanas y meses en hospitales esperando un donante y mueren con la esperanza de que el siguiente en su situación sí lo logre.

Cómo ser donante de órganos y tejidos

Dependiendo de cada comunidad autónoma el proceso puede variar un poco, pero los mitos y los detalles los explicamos en el último apartado de este artículo. Ahora vamos a decir cómo conseguir la tarjeta y cómo dejar constancia de nuestros deseos de tratamientos.

Tarjeta de doanante de órganos en España

Tarjeta de donante de órganos

Se trata de una tarjeta oficial válida para todo el territorio español y que señala que la persona portadora de esa tarjeta ha expresado su deseo de ser donante de órganos. No existe una única tarjeta, sino que existen varias, ya que cada asociación de enfermos u organismo expide una personalizada, pero todas son igual de válidas, legales y significan lo mismo.

Para adquirir la tarjeta hay que visitar la web oficial de la ONT y decidir si queremos la tarjeta en físico o en digital. Ambas versiones son igual de válidas y legales, solo que la digital se descarga en formato PDF o a través de la app móvil Eres perfecto para otros.

Mientras que la tarjeta de donantes en formato físico requiere la coordinación autonómica de trasplantes de nuestra comunidad autónoma, dicho en otras palabras, que debemos llamar al centro de salud, o rellenar el formulario online dentro de la sección de tarjeta de donación de órganos de nuestra comunidad autónoma.

Registro de Voluntades Vitales Anticipadas

Este registro existe en Andalucía, pero, por ejemplo, en Madrid y otras comunidades también existen, aunque su nombre es diferente. Es un documento escrito en el que expresamos nuestros deseos y preferencias de tratamientos para que, si llegado el momento, no nos podemos expresar, que se sepa cuáles eran nuestras últimas voluntades. También podremos designar a alguien que será quien tomará las decisiones por nosotros y, a su vez, un sustituto de ese portavoz.

Esto es válido en todo el territorio autonómico y es una forma de asegurarnos que se cumplen nuestros deseos de tratamientos en casos de gravedad, y debe ser consultado por el personal sanitario.

¿Qué pasa si cambio de opinión?

Si hemos emitido la tarjeta de donante de órganos y pasa el tiempo y cambiamos de opinión, no pasa absolutamente nada. Solo tenemos que romper la tarjeta y contarles a nuestros allegados nuestro cambio de parecer. No es necesario darse de baja, puesto que la información que dimos solo fue a nivel administrativo y no se almacena en ningún sitio ni en ningún registro de donantes a nivel nacional, ni autonómico, ni nada similar.

También recomendamos sopesar la decisión, ya que la donación de órganos salva muchas vidas cada año y es un acto altruista, es decir, completamente gratuito, para todos los ciudadanos españoles.

Un grupo de médicos realizando una intervención en un quirófano

Mitos y detalles sobre la donación que nadie te ha contado

Alrededor de la donación de órganos hay multitud de dudas y mucho miedo entre cuestiones religiosas, desinformación, falta de confianza en el proceso por culpa de los mitos, etc. A partir de ahora vamos a puntualizar todas las verdades y los detalles que nos tendrían que haber contado hace mucho sobre ser donante de órganos:

  • No hay edad para ser donante de órganos, solo que algunas comunidades no permiten dejar este tipo de cuestiones en manos de menores de edad o en mayores de 65 años.
  • Cualquier persona puede donar sus órganos a menos que cuente con alguna enfermedad transmisible. En caso de ser una enfermedad localizada en un órgano concreto y que no afecte a otros, sí podrá ser candidato a donante de órganos.
  • La donación solo será efectiva si morimos en un hospital, concretamente en la Unidad de Cuidados Intensivos, ya que el proceso de conservación de los órganos empieza en ese preciso instante.
  • Los órganos que se trasplantan en la actualidad son riñones, pulmones, corazón, páncreas, hígado, estómago e intestinos. Aparte de tejidos como córneas, hueso y válvulas cardíacas.
  • El hecho de ser donante, no nos convierte en mercancía. Con esto queremos decir que el personal sanitario hará lo imposible por salvar nuestra vida en todo momento y no nos desatenderán por ser donantes.
  • La extracción de los órganos útiles se realiza en quirófano con todas las medidas de seguridad y con la misma dedicación que si fuéramos un paciente vivo.
  • Los trasplantes solo se realizan en centros hospitalarios autorizados y controlados por las autoridades sanitarias competentes.
  • Aunque tengamos la tarjeta de donante de órganos, debemos dejar constancia a nuestros allegados. También se aconseja rellenar el Registro de voluntades previas.
  • La donación de órganos es gratuita para todos los españoles, por lo que ningún familiar deberá pagar absolutamente nada en lo referente a esa decisión.
  • El funeral se puede realizar con normalidad, ya que, tras la donación, el cuerpo se devuelve a la familia y se continúa con el proceso habitual.
  • Nuestro cuerpo no queda desfigurado, por lo que el funeral puede realizarse con un ataúd abierto.
  • La donación de órganos no es lo mismo que donar el cuerpo a la ciencia, son dos organismos diferentes. De hecho, ambas son incompatibles, ya que al extraer los órganos se extraen otras piezas que después incapacitan la conservación del cuerpo para su posterior estudio.
¡Sé el primero en comentar!