¡Que no te engañen! Cruelty free y producto vegano no son lo mismo

Muchas veces hemos visto el sello de cruelty free, es decir, libre de crueldad animal, que normalmente suele ser la silueta de un conejo, pero desde hace ya un tiempo también hay otro sello que es el de producto vegano. No, no son lo mismo. Son sellos bastante distintos, ya que uno hay referencia a si está testado en animales y el otro a los ingredientes.

Es normal confundir ambos certificados, tanto es así que muchas marcas juegan con esa desinformación y usan algunas expresiones concretas que hacen creer que son lo mismo, pero no. También es cierto que muchos productos, sobre todo en cosmética, cuentan con ambas certificaciones (lo muestren o no).

Luego está el debate de que un multinacional teste en animales y a su vez tenga productos con el sello de vegano o de libre de crueldad animal. Esa responsabilidad recae en la empresa certificadora.

¿Cómo se consiguen los certificados de cruelty free y producto vegano?

Conseguir esos certificados no es fácil, ni tampoco gratis. Por eso hay pequeñas empresas que cumplen con ambos, pero no pueden mostrarlo en sus envases.

Para empezar, hay diferentes organizaciones encargadas de la inspección, las auditorías (a veces varias auditorias simultáneas e independientes), los exámenes, y demás. Entre las más reconocidas están PETA (incluye Cruelty Free and Vegan y Cruelty Free), Te protejo, Bioinspecta, Leaping Bunny (Cruelty Free International) y Choose Cruelty Free (CCF).

De todas estas, la organización que tiene mejor fama y dispone de unos estándares más estrictos es Cruelty Free International, más conocida como Leaping Bunny. Por otra parte, PETA, también es reconocida a nivel mundial y sus siglas hacen referencia a People for the Ethical Treatment of Animals.

Luego están las organizaciones que atestiguan que el producto es vegano: V-Label, Vegan, enganOk, VBev Veg, Vegan.org, Vegetarian Society, Producto vegano SB y PETA Cruelty Free and Vegan.

Una rata de laboratorio en las manos de un científico

Para lograr esos sellos la empresa y la organización reguladora deben controlar todo el proceso y la organización determinará si hay o no uso de animales, ya sea en testeo o en ingredientes. Con respecto al valor de la puntuación final, se le otorgará uno de los sellos, los dos o ninguno.

Puede que algunas organizaciones permitan que algunos ingredientes sean de origen animal y ese animal haya tenido que morir, por eso hay diferentes organizaciones y cada una con sus normas y exigencias.

Los sellos se renuevan cada año y en algunos casos se debe firmar una declaración en la que la compañía verifique que no testa en animales ni encargan muestras testadas en seres vivos, ni pagan pruebas de ingredientes, formulaciones o productos que hayan sido testados en animales.

Hay cierta controversia, ya que muchas marcas de cosmética tienen algunos de estos sellos en algunos de sus productos, sin embargo, en otros productos sí testan en animales. El ejemplo más claro fue L’Oreal con The Body Shop, tanto es así que CCF exige que todos los productos de toda la empresa estén libres de maltrato animal o no obtienen el certificado.

No son lo mismo

Hay quienes ven lógico que, si no se testa en animales, tampoco se haga uso de ingredientes de procedencia animal, pero la realidad es bien distinta. Son dos conceptos diferentes y pocas veces van de la mano, cuando debería ser la norma habitual.

¿Qué es cruelty free?

Principales sellos de productos cruelty free

Se trata de un certificado que asegura que ese producto no ha sido testado en animales en ningún momento del proceso de fabricación, es decir, ni el producto final ni sus ingredientes. Eso no quita que sus ingredientes sí sean de origen animal (por eso no se debe confundir con vegano).

Es aquí donde entran las diferentes organizaciones que hemos comentado antes. Esos sellos solo se le otorgan si el producto lleva al menos un año sin ser testeado en animales (incluido los ingredientes individuales).

También debemos aclarar que en Europa no se pueden comercializar productos testados en animales, tengan o no el sello, ni tampoco se permite la entra de productos de países donde sí se testa, tal y como se recoge en el Reglamento del Parlamento Europeo, concretamente en el capítulo V.

¿Qué significa que un producto tiene el sello vegano?

Los sellos oficiales de V-Label Europa

No debemos confundirlo con lo anterior, ya que vegano significa que ese cosmético o producto no contiene ingredientes de origen animal, ni siquiera aditivos o colorantes.

Hay pocas posibilidades de que un cosmético o similar sea vegano y haya sido testado en animales, es cierto, pero ahí ya depende de las exigencias de cada organización a la hora de hacer sus auditorías.

Lo que debemos tener claro es que Vegano no es sinónimo de Cruelty Free, ya que son dos organizaciones diferentes, con procedimiento distintos y certificados que no se suelen expedir conjuntamente.

También es cierto que PETA dispone de dos sellos Cruelty Free y Cruelty Free and Vegan, y se da en Europa, pero muy pocas marcas son las beneficiadas.

Diferencias entre ambos sellos

Los diferentes sellos de cruelty free, a la derecha los falsos y a la izquierda los oficiales

ONG Te Protejo

Las diferencias principales entre ambas certificaciones recaen en el proceso, es decir, si algunos de los ingredientes son testados o de procedencia animal, no obtendrá ninguna de las dos certificaciones.

Asimismo, con respecto a cruelty free, algunas organizaciones permiten que los ingredientes sean de origen animal, mientras que esto no le otorgaría un certificado vegano.

Las diferencias son sutiles, y dependen de las exigencias de cada organización certificadora. Lo importante es no confundir las certificaciones, ya que una se refiere a la crueldad en el testeo en animales y la otra en los ingredientes si son de procedencia animal o no.

Nunca se deben usar como sinónimos, ni tampoco dejarnos llevar por un icono de un conejito. Deben ser sellos legales, y más si se trata de grandes multinacionales que están aprovechando la ola del veganismo para vender productos supuestamente veganos o libres de crueldad sin la certificación.

Lo correcto es asegurarnos de comprar cosméticos que no han sido testados en animales, con el sufrimiento y el maltrato innecesario que eso conlleva y si, además, podemos evitar el uso de ingredientes de procedencia animal, pues mucho mejor.