Así de impresionante es la visión de los gatos

Así de impresionante es la visión de los gatos

Sofía Pacheco

Quienes vivimos con gatos a menudo nos viene dudas sobre ellos. Quizás, más de una vez, hayamos pensado en cómo ven los gatos, si distinguen los colores, si ven bien de lejos y de cerca, si detectan los movimientos, a que altura piden visión, etc. Hoy vamos a dar respuesta a todo esto, para conocer más acerca de nuestro curioso compañero de vida.

Los gatos, esos felinos en miniatura que vagan por nuestra casa; nos despiertan a las 3 de la mañana; juegan con ratones de mentira; son bipolares porque pasan del «te amo, humano» al «déjame en paz o te llevas un zarpazo» en menos de 1 minuto; que piden comida teniendo el cuenco lleno; que se suben al teclado y borran el trabajo con una combinación de teclas que solo ellos saben; que odian aburrirse, pero que no nos acerquemos demasiado; que les aterroriza el timbre, pero le hacen la croqueta a las visitas… y así nos podríamos llevar todo el día. Son seres maravillosos y más increíble aún es su visión.

Vamos a dar respuesta a las principales dudas que hay acerca de cómo ven los gatos, y es que hay mucho misterio alrededor. Hay quienes a día de hoy siguen creyendo que ven en blanco y negro, no es correcto. Así como spoiler, será mejor que los juguetes que les compremos sean amarillos.

Así ven los gatos

Los gatos son famosos por tener unos ojos grandes, abiertos y llenos de luz, además, los ojos ayudan a su expresión facial y lenguaje corporal. Son animales con un sentido de la vista espectacular, e incluso de noche. Vamos a desvelar muchos secretos sobre los gatos en los próximos párrafos y que nos harán conocer más y mejor a esta especie animal.

Nacen ciegos

Los gatitos bebés nacen ciegos y comienzan a abrir sus ojos a partir de los 10 días de vida, aunque según los expertos eso depende de la longitud del pelaje. Si vemos que nuestro gatito tiene 20 días y aún no ha abierto los ojos, tenemos que acudir a un veterinario para poner solución.

Hasta que no pasan unas 2 o 3 semanas desde la apertura de los ojos, no empezarán a ver con cierta definición. Si pasan dos meses y vemos que sigue sin ver bien, va siendo hora de visitar a un profesional.

Todos los michis nacen con los ojos azules, pero tardaremos 12 semanas en ver el color oficial de sus ojos. En ese periodo de tiempo puede variar, aunque no mucho.

Un gato negro con ojos amarillos

La retina es la clave

Los gatos tienen los ojos más grandes que nosotros los humanos, si lo comparamos en proporción a las cabezas. Los felinos tienen visión binocular, lo que les facilita la adaptación al medio y estar alerta a la hora de cazar.

La retina es la encargada de transformar esa luz en un impulso nervioso que a su vez serán las imágenes que percibimos. Lo curioso de los gatos es que justo detrás de las retinan tienen algo llamado tapetum lucidum. Esta membrana o tapete refleja los rayos de luz incrementando la cantidad de luz que existe. Por eso los gatos tiene tan buena visión en la oscuridad, llegando incluso a ser hasta un 40% mejor que la nuestra en condiciones de baja luminosidad. También es el motivo por el que a los gatos les brillan los ojos en la oscuridad.

Sin embargo, en condiciones de mucha luz, los gatos no ven mejor, sino que ven borroso. Cuanta más luz haya, peor será la visión del animal. Estos pequeños felinos que viven con nosotros ven hasta 8 veces mejor con luz tenue.

Nosotros compartimos el mismo número de fotoreceptores con los gatos, así como los conos que ayudan a distinguir los colores y los bastones, pero no por ello tenemos la misma calidad de visión. La visión nocturna del gato es envidiable, mientras que la nuestra no lo es, y por el día nosotros vemos perfectamente y ellos tiene una visión borrosa.

¿Distinguen los colores?

Amantes de los gatos, ellos pueden ver algunos colores. Ya lo hemos dicho. Los gatos no ven en blanco y negro, sino que pueden distinguir algún color como el amarillo y los colores fríos. Esto tiene una explicación clara, y es que ellos solo tienen conos que captan la luz verde y azul, mientras que nosotros tenemos 3 tipos diferentes de conos y captamos luz roja, verde y azul.

Los conos son unas células que están en la retina, y los dos tipos de conos que tienen los gatos. Teniendo en cuenta todo lo anterior, cuanta menos luz haya, menos distinción de colores podrán hacer por lo que todo lo verán blanco y negro, sin embargo, si hay mucha luz pueden llegar a ver borroso.

Los ojos de los gatos son muy complejos, pero queda claro que pueden distinguir colores fríos y alguno cálido. De hecho, el amarillo y el azul son los colores que mejor distinguen, así que sus juguetes, comederos, mantas, camas y demás, podemos comprarlos en esas tonalidades.

No ven bien de cerca

A pesar de su visión, no ven de cerca, debido a su rango de visión periférica de 30 grados. Los michis no logran enfocar bien en distancias cortas, y en ese sentido, nosotros tenemos mejor agudeza visual, ya que podemos enfocar con nitidez objetos muy cercanos.

Los gatos solo alcanzan los 6 metros de distancia para enfocar de cerca, mientras que los humanos podemos alcanzar los 30 metros. Esto también se debe a que ellos tienen menos músculos faciales que nosotros. A pesar de esa dificultad, ellos tienen buena profundidad de campo, lo cual es crucial para su instinto de cazador.

Cómo ven los gatos adultos

Tienen un campo de visión muy amplio

Los humanos tenemos un campo de visión de 180 grados, es decir, que podemos ver de lado a lado de nuestra cara, sin embargo, los gatos tienen un campo de visión de 200 grados. Eso quiere decir que pueden llegar a ver incluso a sus lados y algo hacia atrás, lo que pasa es que en los bordes de la visión la imagen se empaña un poco.

Aquí entran en juegos sus otros sentidos como el oído, el olfato y sus bigotes. Los gatos son un todo en uno, y eso se debe a que ninguno de sus sentidos es perfecto, así que necesitan trabajar con todos a la vez. Sus bigotes les ayudan a detectar objetos que están a menos de 30 cm; su audición es varias veces mejor que la nuestra pudiendo incluso girar sus orejas 180 grados para mejorar la recepción del sonido; y el olfato de los gatos es 100 veces mejor que la de los humanos e incluso cuentan con un segundo olfato en el paladar.

Perciben bien los movimientos rápidos

Los gatos pueden captar a la perfección los movimientos rápidos y los movimientos lentos para ellos van tan pausados que parece que no se mueven. Este es uno de los motivos por los que son tan agiles jugando con láseres (juego que no recomendamos), persiguiéndose entre ellos, jugando con explotas, etc.

Para entrenar la agudeza visual, recomendamos juegos con cuerdas, pelotas saltarinas, cañitas, etc. Si vamos a usar una cuerda, que nos puede servir los cordones de un zapato viejo, recomendamos hacerle varios nudos a lo largo de toda la cuerda para evitar que el gato se trague el cordón.

¡Sé el primero en comentar!