¿Se puede viajar con mascotas en taxi, Uber y Cabify?

Muchas veces llegamos a una ciudad tras haber viajado con mascotas en tren, bus, coche o avión y no sabemos si se puede o no viajar con mascotas en taxi, Uber o Cabify, y por eso estamos nosotros aquí, para salir de dudas y explicar qué compañías sí permiten viajar con mascotas en sus coches y cuáles no. Y lo que es más importante, bajo qué condiciones se puede viajar con nuestros amigos peludos en esos coches. Desde ya avisamos que no es tan bonito como lo pintan en sus campañas publicitarias.

A lo largo de este texto vamos a indicar las condiciones o cómo podemos viajar con mascotas en un coche privado como Uber o Cabify, además de taxi. Nos referimos a los servicios principales, ya que sabemos que existen otros como Mascotaxi, Taxiguau que son exclusivos para viajeros con mascotas, lo que pasa es que no están en toda España, solo en algunas grandes ciudades.

Este proceso es bastante más sencillo de lo que muchos puedan llegar a pensar. Simplemente tenemos que ser conscientes que por ser una empresa privada no se inventan las normas, es decir, la normativa de seguridad vial es igual para todo.

Otra cosa a tener en cuenta es el comportamiento y la limpieza de nuestro perro, así como si se trata o no de una raza rachada como peligrosa. Además, el trasportín, mantas, arnés, cinturón, bozal o lo que sea necesario lo tenemos que poner nosotros, los dueños.

¡Ah! No nos olvidemos de avisar que si vamos con un perro y manchan o rompen algo, debemos pagar la tarifa de limpieza, y barata no es… La bromita podría alcanzar un coste superior a los 100 euros. Por eso recomendamos viajar solo con animales que estén debidamente enseñados y acostumbrados, ya que, tras el viaje en bus, tren o avión, pueden estar muy estresados, aterrados, hambrientos, etc. y alguna liadilla nos pueden hacer.

Viajar con perro o gato en taxi

Si vamos a coger un taxi y llevamos con nosotros un perro o un gato hay algunas cosas a tener en cuenta como el tamaño del animal, el carácter, si es raza peligrosa, si el conductor se puede negar, si puede ir en transportín o no, etc.

Los perros en un taxi pueden viajar de igual forma que lo hacen en un coche normal con nosotros al volante. Si son de pequeño tamaño lo mejor es que vayan en un trasportín como los gatos, si se trata de un perro mediano, puede ir en el asiento trasero con su cinturón de seguridad y si es un perro grande, ahí sí que sí que tenemos que avisar al conductor y ponerlo en conocimiento de la situación, ya que muchos no cuentan con el anclaje necesario para llevar al animal en el maletero.

Tenemos que asegurarnos de que nuestro perro se comporta bien, no vomita, ni llora, ni ladra, ni se hace pis. Todo eso hará que el taxista se niegue a continuar el viaje e incluso si mancha la tapicería o rompe algo, tendremos que pagar el manteamiento.

Si es un perro tranquilo, equilibrado y obediente no debería haber ningún tipo de problemas, solo vigilar que el arnés de seguridad (el cinturón) esté en corto y no impida la libertad de movimiento al conductor.

Un perro dentro del coche

Coger un Cabify con perro o gato

En la compañía de VTC más famosa de España dicen que son muy amantes de los animales, peeeerooo hay una letra pequeña y que no nos casa muy bien con: «En Cabify adoramos a los animales y por eso puedes transportar a tu mascota».

Nos referimos a que solo se permiten perros y gatos que quepan en un trasportín y que sea fácil de manipular. En casi de ser un perro grande el conductor o conductora puede negarse a llevarnos.

Por eso recomendamos contactar siempre con el conductor o usar Cabify Pet, y es una opción que se habilita cuando vamos a reservar el coche donde, al pulsarla, solo nos salen coche que sí admiten mascotas. Pero si nuestro perro es grande, debemos avisar al chófer, y será él quien decida si sube el animal o no. El cinturón de seguridad para el animal debemos llevarlo nosotros, así como también una toalla o algo para no manchar el asiento.

Eso sí, Cabify Pet es más caro y si el animal rompe algo, ensucia la tapicería o similares, nos cobrarán una tarifa de limpieza. Es posible que la opción Pet no esté en nuestra ciudad, así que volvemos al paso 1 y avisamos lo antes posible al conductor para que sepa que vamos a viajar con mascotas, bueno en singular porque solo se puede una mascota por viaje.

Viajar con mascotas en Uber

Esta opción MUY similar a la anterior y es que también admiten mascotas, pero también toca avisar al conductor y será este quien decida si recoge al animal o no nos permite viajar con mascotas. Bueno, aquí vuelve a ser solo un animal por persona y viaje.

Lo único que se pide es que se cumpla con la normativa de tráfico, es decir que el animal viaje en trasportín o con arnés y cinturón de seguridad y que no moleste al conductor en ningún momento. También existe Uber Pet, que son coches de Uber donde sí admiten mascotas sin problemas.

Con Uber Pet pagaremos un poco más, pero nos aseguramos de que nuestro perro o gato puede viajar. Es recomendable avisar al conductor de qué tipo de perro llevamos, ya que los gatos van en su transportín y no hay mayores complicaciones.

Para usar esta opción, debemos seleccionarla antes de reservar el coche, y una vez que esté todo el proceso hecho, avisar al conductor que nos ha tocado para que sea consciente de si es un perro grande o pequeño.

Somos los dueños los que tenemos que llevar una toalla o algo para evitar que nuestro perro ensucie la tapicería, así como un cinturón de seguridad. En caso de que el animal rompa algo del vehículo, arañe, ensucie y demás, habrá que hacer frente a ese coste con la tasa de mantenimiento y limpieza.