Así puedes quitar el pelo de las mascotas de tu ropa

Los que convivimos con mascotas sabemos lo que eso implica más allá de gastos veterinarios, alimentación y amor infinito, están los pelos de las mascotas. Esta problemática deja huella en todas nuestras prendas, en la cama, en el sofá, y en todas partes, sobre todo si se trata de gatos. Los pelos de perro suelen ser más fáciles de eliminar, pero estos trucos que damos hoy sirven para todo tipo de pelos de mascotas, aunque sea una cobaya o un conejito.

Sabemos de primera mano lo complicado que es salir de casa con un chaleco, chaqueta, pantalón o sudadera de color oscuro y que no parezca que la hemos arrastrado por el suelo o que hemos sido atropellados por una manada de gatos adorables. Es muy complicado, lo sabemos, pero vamos a dejar en este texto todos los trucos que usamos nosotros y nuestro favorito, que ya adelantamos que va a sorprender muchísimo.

Si tenemos un perro o un gato, podeos ir diciendo adiós a tener la casa y la ropa impoluta, ya que sus pelitos son la seña inconfundible de que vivimos bien acompañados. Pero, claro, una cosa es vivir bien acompañados y otra es poder armar un gato con todos los pelos que tenemos en la sudadera.

Hay que partir de una base muy sencilla, los animales necesitan ciertos cuidados y entre ellos está el cepillado diario, o al menos 2 veces a la semana como mínimo. Con eso, reduciremos considerablemente el rastro de pelo que dejan en nuestra ropa, suelo, muebles y demás.

Retira los pelos de mascotas con estos consejos

Nuestro truco favorito lo dejamos para el final a modo de bonus trac porque fue algo que un día descubrimos entre la desesperación, la fe y el ingenio del aburrimiento. Los consejos que damos a continuación no son muy desconocidos, pero son todos los que hemos ‘probado nosotros y funcionan, en mayor o menor medida.

Volvemos a hacer hincapié en la importancia de cepillar a conciencia y de forma adecuada a nuestros gatos o perros para reducir al máximo la suelta de pelos de mascotas en nuestra ropa, mobiliario, tapicerías, suelo, etc.

Una aspiradora para eliminar el pelo de mascotas

Aspiradora potente con boca de cepillo

Este es el recurso al que siempre terminamos acudiendo cuando nada funciona, sin embargo, no es tan bueno como pueda parecer. Lo peculiar de los pelos de mascotas es que se entrelazan con las fibras de la ropa y cuesta mucho quitarlos, sino no estaríamos aquí contando estos trucos.

El truco está en tener una aspiradora potente y con boca de cepillo para poder remover los pelos de la ropa, tapicería y donde queramos. Es difícil dar con una aspiradora en condiciones. En nuestra experiencia, las aspiradoras de mano (para recoger miguitas de la mesa) no sirven, hay que usar otras más potentes y si se humedece ligeramente la zona antes, mucho mejor será el resultado.

Esponja o trapo húmedo

La clave está en el agua, como podemos ver. Una esponja de la ducha o un trapo humedecido también nos ayudará a retirar los pelos de mascotas que quedan en la ropa, muebles, sofás, cortinas, etc. En base a nuestra experiencia, recomendamos usar la esponja por la parte áspera, sin embargo, un trapo de microfibra funciona mejor que una bayeta de las amarillas.

Para luego retirar esos pelos, lo mejor es dejar los trapos y esponjas en remojo varias horas. Colar el agua y los pelos de mascotas tirarlo a la basura orgánica para no atascar las tuberías. Este truco de dejar la ropa en remojo antes de lavar, suele servir, en nuestro caso, y en base a nuestra experiencia, nos ha servido débilmente con el pelo de gato, ya que es lo que tenemos en casa.

Guantes de látex mojados

Seguimos con el agua, y es que, si tenemos guantes de látex en casa o guantes de fregar, podemos mojarlos y hacemos numerosas pasadas por la ropa, tapicería, asiendo, cama, etc. Lo bueno de este truco para eliminar los pelos de mascotas es que en el momento en que introducimos los guantes en el agua, los pelos se separan del guante y podemos continuar nuestra labor.

En lo que respecta a nuestra experiencia, es un truco que nos ha revido en muchas ocasiones, pero hemos terminado usando protectores en los sofás e introduciendo los abrigos y vestidos de valor en bolsas de ropa, ya que los gatos a veces deciden que dormir dentro del armario es una idea brillante y un plan sin fisuras.

Rodillo adhesivo o cinta adhesiva

El clásico entre los clásicos. El truco que hemos usado mil veces y que duele funcionar con pelo largo de perro, así como la cuchilla, otro truco que no recomendamos mucho y menos si el tejido es lana, porque se nos va un poco la mano, cortamos el hilo y adiós al vestido, bufanda, chaleco o la prenda que sea.

El rodillo es un sistema de cinta adhesiva con el que vamos haciendo ligeras pasadas y va atrapando los pelos de macotas que se encuentra por el camino. Es un truco muy útil para momentos puntuales como quitar esos pelos sueltos antes de ir a una reunión, por ejemplo.

Un secador con aire frío para eliminar los pelos de mascotas

Secador con aire frio

El efecto inverso de la aspiradora. Aquí nosotros recomendamos hacer uso del rodillo adhesivo mientras usamos el secador a máxima potencia y con aire frío. Para intensificar la acción, recomendamos ponerle al secador la boquilla de alisado (la estrecha) y vamos haciendo pasadas por la prenda y con la otra mano recogemos los pelos con el rodillo adhesivo, el guante, una aspiradora de mano, o cualquier otro objeto que nos ayuda a eliminar esos pelos de mascotas que antes estaban en nuestra ropa.

Piedra pómez

Sí, la misma piedra con la que nos removemos las durezas, también la podemos usar para eliminar y arrastrar esos pelitos que nuestro gato o perro deja en nuestra ropa, sofá, cortinas, bufanda, almohada, etc. Es un truco que tenemos que usar con delicadeza, ya que la piedra pómez es muy duro y puede dañar el tejido de la prenda.

Además, al ser una piedra de pequeño tamaño, solo la recomendamos para usarla en superficies pequeñas como una camiseta, la funda de una almohada, una bufanda, etc. Cuando estemos extrayendo los pelos con la piedra, podemos ayudarnos de otro truco para recogerlos y que no se vuelvan a clavar en la prenda o no salgan volando.

Pulverizar agua y usar un cepillo limpiacristales

Este es el bonus track del que hablábamos al inicio del texto, y es que puede parecer una tontería, pero cuando lo pongamos en marcha entenderemos por qué es el que más usamos, sobre todo cuando hay visitas en casa y necesitamos tener el sofá impoluto.

Es un truco muy engorroso y que nos lleva mucho tiempo, pero en nuestro caso es el que mejor resultado nos ha dado, no solo con el sofá o la alfombra, también con los abrigos e incluso con las mantas, sudaderas, nórdico, sábanas o todo aquello que queramos limpiar.

Tenemos que estirar la tela en una superficie plana y asegurarla para que no se suelte ni haya muchas arrugas. Humedecemos ligeramente con agua y con la ayuda de un pulverizador y comenzamos a hacer pasadas con el cepillo limpiacristales. Al llegar al extremo, limpiamos la goma del cepillo y repetimos el proceso. Nosotros hacemos un as 3 o 4 pasadas por cada cara de la prenda, y sí, al final la prenda queda mojada, pero es lo que mejores resultados nos ha dado.

¡Sé el primero en comentar!