Toallitas húmedas para perros, ¿se deben usar?

Toallitas húmedas para perros, ¿se deben usar?

Sofía Pacheco

Estamos acostumbrados a usar papel higiénico húmedo o toallitas húmedas para limpiar nuestras zonas íntimas o en los cambios de pañal de los niños. Esas mismas toallitas las solemos usar para limpiar la zona íntima de nuestro perro o gato, e incluso las usamos la limpiar sus patitas al volver a casa del parque. Como hemos visto, tendemos a rebujar los usos con un solo tipo de toallitas húmedas, pero aquí vamos a aprender que eso está mal, ya que debemos usar toallitas húmedas para perros y para cada tipo de uso, solo así respetaremos su piel y evitaremos reacciones adversas.

Hay toallitas húmedas para perros de todos los tamaños, olores, texturas y para todo tipo de usos. A lo largo de este texto vamos a aprender a usar este complemento ideal para el día a día de nuestro perro, sea cachorro o adulto.

Las toallitas húmedas son muy útiles y tienen multitud de usos, pero no podemos usar un mismo tipo para limpiar una oreja, que el ano, que las patas. Cada zona tiene unas necesidades hay que respetarlas para que nuestro perro no sufra reacciones adversas.

¿Cuándo se deben usar las toallitas húmedas para perros?

Las toallitas húmedas para perros se pueden usar en casi cualquier momento, pero siempre teniendo en cuenta que la piel esté sana y que la toallita sea apta para esa zona. Por ejemplo, si nuestro perro sale a pasear un día de lluvia y llega lleno de barro, tenemos dos opciones, o directo a la ducha, o coger varias toallitas húmedas especiales para perros.

Siguiendo con ese mismo ejemplo, recomendamos limpiar el barro más denso con una toalla normal (de la playa, por ejemplo) y terminar el trabajo con las toallitas húmedas especiales para patas y pezuñas. ¿Por qué son especiales? Porque son una zona de fácil alcance para ellos, y si esas toallitas no son aptas para ellos, pueden ingerir algunos ingredientes tóxicos o que tengan un olor que irrite sus vías respiratorias.

Otro uso adecuado sería cuando nuestro perro tiene la caca suelta y se mancha el culete, ahí debemos limpiar con delicadeza y dejar la zona bien limpia para que no proliferen las bacterias. Si vemos que tiene los pelos muy largos, sería recomendable pedir a la peluquera canina que esa zona nos la rape para facilitar la expulsión de las heces y que estas no se quedan taponando el ano.

Hay algunos tipos de toallitas que limpian en profundidad, incluso dan brillo y olor a la zona que intentamos limpiar. Los olores más comunes son talco, árbol de té, vainilla, fresa, frescor de bebé, entre otros. Las hay sin olores, que son las que recomendamos nosotros, sobre todo, si vamos a limpiar a un cachorro. Muchos olores que a los humanos nos gustan, a los perros les resultan muy molestos.

Un cachorro jugando con toallitas húmedas para perros

Así puedes elegir la mejor toallita húmeda

Tenemos algunos trucos para elegir la toallita húmeda perfecta para nuestro perro. Se trata de unos pasos básicos que hay que dar antes de coger un paquete al azar y tirarlo al carro, o ir directamente al más barato.

  • Uso: hay que tener claro para qué las necesitamos, ya que hay toallitas para orejas, ano, boca, patas, ojos, etc.
  • Ingredientes: hay que alejarse de las que tienen alcohol y otros productos tóxicos y agresivos para la piel de nuestro perro. Conviene buscar aquellas con un pH neutro o adecuado para nuestro perro. Es adecuado buscar aquellas que estén enriquecidas con Aloe Vera o vitamina E.
  • Biodegradables: sería absolutamente perfecto encontrarlas biodegradables y con ingredientes 100% naturales, sin tóxicos para el mar o de las que se disgregan con el movimiento del agua. Por supuesto, ningún tipo de toallita ha de desecharse por el WC, por mucho que lo ponga en el envoltorio.
  • Grosor y resistencia: dos características muy importantes, ya que, a la hora de limpiar una pata, un ano o una oreja, si son toallitas muy pequeñas o débiles, necesitaremos usar muchas, por lo que haremos un gasto doble. Se trata de una combinación un tanto especial, ya que deben ser resistentes y gruesas, pero sin perder suavidad.
  • Forma y tamaño: otras dos características esenciales. Hay incluso toallitas en forma de manoplas, las hay redondas, cuadradas, rectangulares, etc. Tendremos que ver cual se adecua mejor a nuestras necesidades, por ejemplo, las pequeñas y finas, son excelentes para limpiar las orejas, las grandes y rectangulares son las mejores para limpiar el ano, las redondas y finitas son muy buenas para limpiar los ojos, etc.

Con respecto a las toallitas de bebé, el pH de un perro o gato es muy diferente al de un humano, por lo que se desaconseja usar ese tipo de toallitas húmedas para limpiar su cara, orejas, zonas íntimas e incluso para limpiarles el cuerpo en general.

Tipos de toallitas higiénicas para perros

Hay multitud de opciones y se pueden comprar en tiendas especializadas, supermercados y hasta por Amazon, si queremos. Teniendo claro los puntos claves para elegir las mejores toallitas húmedas para perros, ahora hay que ver los tipos que tenemos a nuestra disposición.

Especiales para las patas

Se trata de unas toallitas húmedas resistentes y muy eficaces. Lo más recomendable es limpiar las patas de nuestro perro tras cada paseo, ya que a priori puede que esté limpio, pero entre sus dedos se crean bacterias, roces, se cuelan piedrecitas, arena, polvo y suciedad que generan heridas, infecciones y es uno de los motivos por los que nuestro perro después se obsesiona chupándose las patas y surgen las llagas, las alergias, la ansiedad, los toc y demás.

Este tipo de toallitas suelen ser grandes, muy húmedas, resistentes y con buen aroma, aunque insistimos en que es mejor sin aroma y que sean de algodón orgánico. Lo mejor es que estén enriquecidas con aceite de jojoba, aceite de coco o Aloe Vera.

Para vaciar y limpiar las glándulas

Las glándulas anales, mucha gente se olvida de que eso hay que limpiarlo. Hay razas más propensas a sufrir atasques y problemas en esa zona, y hay otras que viven 15 años sin que su dueño sepa que eso existe.

Las glándulas anales son vaciadas de forma natural, pero hay veces que necesitan cierta ayuda y ahí es donde entran nuestras manos y las toallitas. Esas glándulas sueltan un líquido que ayuda a lubricar el ano para poder soltar los excrementos con mayor facilidad. Es por esto por lo que, en este caso, debemos elegir unas toallitas que sean grandes y gruesas.

La mejor opción es elegir unas higienizantes con buen olor para camuflar el que saldrá de esas glándulas. Lo más recomendable es que las toallitas vengan enriquecidas con vitamina E y/o Aloe Vera.

kUn perro con las orejas levantadas

Toallitas para limpiar los oídos

Se trata de unas toallitas especiales para limpiar el oído externo. Son muy finitas, no muy húmedas y lo que consiguen es retirar el cerumen y la suciedad. Normalmente suelen ser discos redondos, pero podemos comprar otro modelo o diseño. Eso sí, podemos comprarlas grandes, así con una sola toallita tenemos para las dos orejas

La limpieza se suele hacer cada mes, más o menos, a menos que el veterinario indique algo diferente. Para limpiar debemos envolver nuestro dedo índice en la toallita y hacer movimientos circulares muy suaves y sin penetrar demasiado al interior del oído, ya que podríamos dañarlo.

Toallitas húmedas para los ojos

Los ojos son una zona muy sensible para los perros, sobre todo si son perros muy blanco o albinos. En este caso debemos elegir unas toallitas húmedas para perros de algodón orgánico que estén más o menos húmedas, que sean finitas y suaves y que tengan un tamaño perfecto para limpiar los dos ojos.

Limpiar el exterior del ojo a diario o varias veces al día, evitará que se formen manchas del lagrimeo, algo muy común en los perros pequeños y con mucho pelo en la cara.

Para limpiar esa zona tenemos que ser delicados, no es bueno presionar ni restregar, sino limpiar suavemente cada contorno de cada ojo y dar varias pasadas. También es recomendable recortar el pelo en esa zona y el flequillo con bastante asiduidad.

Perfectas para limpiar el cuerpo

Son toallitas húmedas para perros de gran tamaño, buen olor, gruesas y con un extra de espuma higienizante. También suelen venir enriquecidas con multitud de vitaminas y con aceites. Estas toallitas se suelen usar también para limpiar las arrugas de la piel del perro.

Si vemos que hay arrugas del perro que huelen mal, sueltan líquido o están enrojecidas, lo mejor es no limpiar con toallita, sino usar gasa esterilizada y suero fisiológico, aparte de ir a visitar al veterinario por si pudiera ser un caso de dermatitis, alergia, hongos, etc.

¡Sé el primero en comentar!