¿Sabes cuáles son las razas de perros más antiguas?

La gran mayoría de españoles convive con un perro y, aunque ahora está más socialmente aceptado el tener un mestizo y un perrito adoptado, sigue siendo muy habitual el hecho de comprar perros de raza. Dejando a un lado el debate y lo poco ético del hecho de comprar un animal, vamos a contar cuales son las razas de perros más antiguas del mundo que aún conviven con nosotros en nuestros días.

El perro procede del lobo y según cuentan diferentes estudios, su domesticación comenzó en Europa hace entre 20.000 y 40.000 años (finales del Neolítico). Esto dio lugar a la especie que hoy conocemos como Canis Lupus Familiaris.

El primer perro data de hace unos 30 0 40 millones de años y se trató de Cynodictis que después evolucionó a Miacis. Cynodictis era de un tamaño medio según los descubrimientos, más largo que alto, tenía una cola larga y bastante pelo.

A lo largo de los miles de años de evolución ese perro fue cambiando, pero nada tiene que ver con las razas actuales. En la actualidad, las razas modernas de perros son modificaciones genéticas con la única finalidad de contentar al ser humano y cubrir sus necesidades.

Algunas de esas razas son muy conocidas y seguro que nos suenan, en cambio otras, apenas se les conoce. De una forma u otra vamos a hacer un repaso por las razas de perros más antiguas del mundo.

Las razas de perros que más años llevan con nosotros

Vamos a ponerlas sin orden cronológico, la única raza que sí tendrá orden es la primera ya que se trata, supuestamente, de la raza de perro más antigua del mundo.

Una de las razas de perros más antiguas del mundo

Basenji

Una raza de perro muy antigua que cuenta con diferentes peculiaridades entre ellas su aspecto físico que es muy reconocible, además de que se trata de una raza de perro que no ladra, solo es capaz de emitir aullidos que a veces parecen como una leve risa humana. Otra curiosidad del Basenji es que se acicalan y se lavan como lo hacen los gatos y no les gusta nada el agua.

Se sabe que es una raza muy antigua porque varios estudios científicos han comparado su genoma con otras 160 razas de perros. Se calcula que sus orígenes comenzaron en África y que fueron domesticados y utilizados para cazar. Además, en el antiguo Egipto ya se retrataban estos perros en algunas tumbas egipcias.

Shanxi xigou o Saluki chino

Una raza que lleva miles de años con nosotros. Se ha usado, y se usa, para cazar. El Saluki chino tiene su origen en el año 685 a.C durante la dinastía china de Tang.

Algo muy característico de este perro es que parece un galgo con pelo largo, muy similar al galgo ruso, pero con un perfil muy poco común. En el caso del Saluki chino su morro es curvado hacia abajo como el Bull terrier, pero sin llegar a ser tan pronunciado. Además, en el caso del Saluki chino, el morro no es duro sino cartilaginoso perfecto para el rastreo en momentos de cacería.

Groenlandés

Un perro que parece un oso y también un lobo de gran tamaño y mucho pelo, sobre todo en la parte del lomo para poder resistir esas bajísimas temperaturas.

Una raza identificada como una de las razas de perros más antiguas de todo el mundo. Se ha estimado que llegó a Groenlandia, donde aún reside de forma natural, junto a los paloesquimales y se considera un pariente muy próximo del perro esquimal canadiense.

Hace miles de años, cuando se domesticó esta raza, se usaba para cazar presas y que los humanos de entonces pudieran alimentarse. Además, también fueron usados para tiro de trineos, un medio de transporte muy tradicional y habitual en zonas de mucha nieve.

Un Husky siberiano en la nieve

Huski siberiano

Uno de los perros más bonitos que existen y a su vez, una de las razas de perros que más años lleva con los humanos. Este perro, con su característico pelaje y sus ojos azules se sabe que acompañó a la tribu originaria Chukchi que residía en zonas frías de Siberia.

En el principio de los tiempos, esta raza fue usada para guardar terrenos y como perros de trabajo en labores de pastoreo, tiro de trineos y similares. De este perro derivan otros muy famosos como el Alaska malamute y el Samoyedo, dos razas muy antiguas.

Lo bueno de esta raza es su capacidad para aguantar temperaturas extremas de los territorios de Rusia. La propia evolución hizo que solo sobrevivieran los perros más fuertes y fue gracias a esto y a la raza en sí, que muchos rusos pudieron sobrevivir durante años a pesar de vivir en parajes inhóspitos donde solo hay nieve y frío.

Mastín tibetano

Otro gran perro, y no solo por la longevidad de su estirpe, sino por que de verdad los mastines tibetanos son perros enormes que llegando incluso a pesar 70 kilos o más.

Una raza muy peluda y que acumula grasa para poder sobrevivir a esas gélidas aguas y a esas bajas temperaturas típicas de la zona del Tíbet. A este perro se le conoce como Dogo del Tíbet y es el antecesor de otras razas de mastines.

El origen natural de este mastín se remonta, aproximadamente, al año 384 a.C. Desde hace miles de años se usa para guardar templos tibetanos. Una de las razas de perros que más impone al tener tanto pelaje y un tamaño tan desproporcionado en comparación con otras razas.

Shiba inu y Akita inu

Dos razas muy similares que han ganado gran reputación en las últimas décadas por su aspecto entrañable y «cute» como se dice en la cultura millenial.

Estos perros tan encantadores datan del 500 a.C y en ambos hay controversias con respecto a sus orígenes, ya que algunas vertientes y opiniones apuntan a que Shiba puede ser una raza china o coreana, mientras que el Akita se sabe de buena tinta que es japonesa.

Ambos son resistentes a las bajas temperaturas y tienen comportamientos muy marcados. En el caso del Akita ha sido una raza empleada para la caza de animales salvajes y también ha llegado a desempeñar papeles como defensor de casas.

Un Shar pei apoyado en la mano de su dueña

Shar pei

Sus orígenes datan del siglo III a.C., ya que han aparecido grabados en objetos de cerámica y en pinturas de la antigua China. Con esta raza, muchos tienen la falsa creencia de que se trata de un perro de «reciente» creación, pues ya vemos que no lo es, al menos no genéticamente hablando.

Sus características arrugas lo convierten en un tierno animal, pero tiene un carácter fuerte y muy marcado. Además, suelen ser muy independientes. En sus inicios, esta raza fue usada como perro de trabajo en pastoreo y en caza gracias a sus habilidades físicas y sus reflejos. ¡Que las apariencias no nos engañen!

Chow chow

Muy similar al Husky siberiano, al menos en lo que se refiere a su supervivencia, ya que solo los ejemplares más fuertes han ido sobreviviendo y constituyendo la raza. Son capaces de resistir las bajas temperatura de la China profunda.

Sus orígenes se remontan precisamente a la antigua China y fueron empleados para proteger templos sagrados, cuidar casas y campos, ayudar en la cacería y similares.

Su aspecto adorable, su denso pelaje marrón como la corona de pelos de un león y su característica lengua azul nos disuaden de la realidad. Un perro muy territorial con un carácter marcado muy fuerte y con bastante paciencia en algunos casos.

Eurasier

Puede que jamás hayamos oído hablar o leído sobre él, y es que se trata de una de las razas de perros más antiguas del mundo, pero fue «recientemente» (1960) cuando empezó su apogeo y popularidad.

En este caso, el Euriaser tiene unos orígenes europeos, de ahí su nombre. Concretamente proviene de Alemania y se cree que es más antiguo de lo que muchos científicos apuestan.

Esta raza de perro se caracteriza por un pelaje denso, un gran tamaño, corpulencia, carácter equilibrado, independiente, le gustan las zonas exteriores y la libertad, siempre está alerta, ya que durante años de evolución se ha usado como guardián y eso lo lleva innato en sus genes.

¡Sé el primero en comentar!