No automediques a tu perro y menos con estas medicinas

Lo más normal es pensar que un perro o un gato se puede alimentar con la misma comida que nosotros. De hecho, habremos visto multitud de veces perros callejeros y gatos que sobreviven con los restos de algún restaurante, o incluso algún animal de compañía de un anciano que no le compra pienso. Eso no quiere decir que los perros y los gatos puedan comer de todo, de hecho, una comida no adaptada puede afectar a su hígado, riñones y a otros órganos. Lo mismo pasa con los medicamentos, si a nosotros nos duele la cabeza o estamos resfriados, nos tomamos un paracetamol, un ibuprofeno o una aspirina… ¿se lo damos también al perro o al gato? NO. La gran mayoría son medicamentos tóxicos para mascotas.

Hay quienes acostumbran a humanizar a los perros y gatos, pero no es correcto ni sano. Ya no solo en el plano alimenticio, educativo, medicamentos y tal, sino por su desarrollo y su felicidad. Hay que tener muchísimo cuidado con las medicinas y las dosis que le damos a nuestras mascotas, ya que su vida está en nuestras manos y aquí nadie quiere perder a su amigo.

Es por eso que queremos mostrar los medicamentos tóxicos para mascotas. La lista es más grande, pero vamos a los más comunes, a esos que sí o sí tenemos en la cocina, en el mueble del salón o en un cajón del dormitorio.

Y es que para evitar intoxicaciones lo mejor es mantener alejadas las medicinas del alcance de niños y mascotas. Por ejemplo, podemos guardarlo en altura en un cajón o mueble de puerta que el animal no pueda abrir. Recordemos que muchos perros saben abrir puertas y cajones, y los gatos también se las apañan para abrir puertas de todo tipo. Para mayor seguridad, se recomienda que los medicamente estén guardados en el interior de un tupper o caja con cierre, y que no sea muy fácil de abrir para un niño o un animal.

Lo mismo decimos para los productos de limpieza. Muchas veces creemos que el perro o el gato no va a husmear, y termina bebiendo. Son animales, y si son cachorros, son 4 veces más curiosos y lanzados que un adulto. Por eso, toda precaución es poca…

Principales medicamentos tóxicos para perros y gatos

A lo largo de nuestra vida vamos probando diferentes medicamentos, y es cierto que algunos se comparten con los animales, sobre todo con perros y gatos, aunque no en las mismas dosis. Eso no implica que podamos automedicar a nuestras mascotas. En absoluto. Deber ser un veterinario el que decida el tratamiento, ya que existen varios medicamentos tóxicos para mascotas y que para nosotros son de lo más normal y seguro que están en nuestra casa ahora mismo.

Un gato lavandose las patas

Ibuprofeno

Todos tenemos ibuprofeno en casa y lo usamos para cuando nos duele algo, por ejemplo, la cabeza, un pie, una muela, etc. Que a nosotros nos alivie el dolor, no significa que también pueda hacerlo con nuestra mascota. De hecho, es bastante tóxico para aves, perros y gatos, hasta el punto de llegar a provocarles la muerte.

El ibuprofeno en dosis que superen los 5 mg puede resultar mortal para un perro de tamaño pequeño o cachorro, ya que todo empieza con un proceso de intoxicación con vómitos, diarrea, falta de apetito, fallo renal, fallo hepático y la muerte. Esto no significa que a un perro grande sí podamos automedicarlo con ibuprofeno. Solo un profesional podría determinar el medicamento y el tratamiento.

Paracetamol

Este medicamento forma parte de los antinflamatorios no esteroideos, y hay algunos profesionales que apoyan que el paracetamol puede ser administrado a los perros, pero solo lo decide un veterinario y en casos MUY concretos donde la patología del can pueda ser tratada con este medicamento y su vida no esté en riesgo.

Lo mejor es elegir un antiinflamatorio apto para los animales, puesto que el paracetamol es potencialmente peligroso en dosis no controladas y puede causar un fallo en el hígado y eso conduce al animal a la muerte. Mucho cuidado con dejar el paracetamol o el ibuprofeno al alcance de los animales.

Benzodiacepinas

Es un grupo de medicamentos tóxicos para mascotas y dentro de él encontramos el alprazolam, diazepam, clorazepato dipotásico o zolpidem tartrato. Son sedantes bastante fuertes y que los humanos solo tenemos acceso a ellos bajo prescripción médica y control farmacéutico.

Se usan como sedantes del sistema nervioso central y se recetan para la ansiedad, nerviosismo o el insomnio. Es cierto que un veterinario puede recetarlos para nuestras mascotas, pero solo él dirá el tipo de tratamiento, ya que el perro o gato al notar que algo falla en su cuerpo puede sufrir ataques de pánico y mucho nerviosismo, aumentando así el ritmo cardíaco con fatales consecuencias, huyendo de casa, incluso saltando por el balcón o golpearse con algún mueble o algo y le cause graves consecuencias.

Aspirinas

En todos los hogares hay aspirinas, bueno, quizás en casi todos. La aspirina es muy completa ya que nos alivia multitud de problemas y al ser sin prescripción médica muchos dueños de mascotas creen que ellos también pueden tomarla, pero no. Las aspirinas son medicamentos tóxicos para mascotas, si no, no estarían en este listado.

Si un perro o gato ingiere una aspirina sufrirá una intoxicación severa llegando a morir. Podrá tener vómitos con sangre, diarrea muy aguda de color negro, fiebre alta, temblores, insuficiencia renal, problemas respiratorios, convulsiones, etc.

Este medicamento solo puede ser recetado por un veterinario, así como la dosificación del mismo, y tampoco se apoya mucho la idea de recetar aspirinas a animales, ya que el riesgo de muerte es muy alto.

Antidepresivos

Por desagracia, son muchos los hogares que actualmente tiene antidepresivos en algún armario o cajón, y si tenemos un gato muy curioso o un perro, puede que se les de por husmear donde no deben y llegar a intoxicarse. Hay decenas de tipos de antidepresivos y los más conocidos son los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina.

En el caso en el que un can los ingiera automáticamente empieza a fallar la función renal y el hígado, e incluso puede afectar negativamente al sistema nervioso. Por lo que hacemos hincapié en tener a buen recaudo los medicamentos, ya sea en una caja con tapa a presión, un cajón, bajo llave, o algún sitio en alto donde no puedan acceder.

Un perro jadeando por tomar medicamentos tóxicos para mascotas

Antibióticos

Es bastante probable que tengamos antibióticos en casa y que tras leer que X problema de nuestro perro o gato se cura con antibióticos, queramos administrarle una dosis y así ahorrarnos el transporte, llevarlo a la consulta y pagar todos los gatos. Para empezar, si pensamos así, mejor no tener mascotas y para continuar, no deberíamos automedicar a nadie en ningún momento, ni a nosotros mismos.

En el caso de darle antibióticos a un perro o gato por nuestra cuenta podemos provocarle una intoxicación y bastante grave, además. Es por esto por lo que consideramos, y la comunidad médica también, que los antibióticos son medicamentos tóxicos para mascotas.

Otros medicamentos tóxicos para mascotas

Si no hemos nombrado un medicamento concreto en el listado anterior, no quiere decir que sí se lo podamos dar a nuestro perro o gato. Las medicinas solo las puede recetar un veterinario y será él quién de las cantidades, las tomas diarias, y toda la información.

Sí es cierto que en el listado anterior faltan medicamentos que podemos tener por casa, pero solo se dan en momentos puntuales como gripes, resfriados, alergias, problemas con el tiroides, para cortar la diarrea, aliviar los gases, etc. Con esto no queremos decir que se lo podamos dar a nuestro perro o gato. Al revés, siguen siendo medicamentos tóxicos para mascotas y muy graves en algunos casos.

Por ejemplo, los medicamentos diuréticos pueden causarle deshidratación aguda e insuficiencia renal. Los medicamentos para nuestro problema de tiroides podemos intoxicarlo y que sufra temblores musculares, agitación, taquicardias, jadeos, etc. Los medicamentos descongestionantes provocan síntomas de intoxicación como pupilas dilatadas, temblores, aumento del ritmo cardíaco, convulsiones y hasta la muerte.

Los antihistamínicos son fármacos comunes si en ese hogar hay algún miembro con algún tipo de alergia, pero hay quienes solo compran esa medicina cuando la alergia les afecta como puede ser la primavera o cuando han estado en contacto con algo que les provoca alergia como puede ser un tipo de tejido, un producto cosmético, una planta, etc. Los antihistamínicos son medicamentos tóxicos para mascotas porque al administrarlos sin control podemos causarles vómitos, diarreas, convulsiones, pérdida de apetito, e incluso la muerte.

Lo mismo sucede con los medicamentos que se usan para tratar la hipertensión, y esto en un animal puede provocarle graves síntomas. Al igual que si un perro o gato consume medicamentos para controlar un TDA o un TDAH, es decir, trastorno de déficit de atención o el trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Lo único que conseguiremos es que el animal sufra convulsiones, mareos, temblores, problemas cardíacos, etc.

Asimismo, con las pastillas anticonceptivas. El problema real surge por una ingesta excesiva, aun así, no deberíamos dar estos medicamentos a nuestros perros y gatos bajo ningún concepto, ya que afecta a la médula ósea y causa envenenamiento por estrógenos en hembras.

¡Sé el primero en comentar!